DESDE AFUERA

EU, ante el año electoral

Puede afirmarse que la presencia de Donald Trump en la boleta electoral será suficiente para mantener en vilo a los estadounidenses

OPINIÓN

·
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos  en 2024 mantendrán la atención del mundo por sus posibles consecuencias.

Los comicios en Estados Unidos serán el foco de atención principal desde su inicio, con un proceso de selección de candidatos que parece definido desde antes de empezar, para republicanos y demócratas, como en las campañas presidenciales formales en septiembre y octubre hasta la votación del 5 de noviembre.

Puede afirmarse que la presencia de Donald Trump en la boleta electoral será suficiente para mantener en vilo a los estadounidenses. Dos estados, Colorado y Maine, han optado por dejarlo fuera de sus boletas en sus elecciones presidenciales y está en lo posible que otro más lo haga, a reserva de decisiones por la Suprema Corte de Justicia.

Esa misma Corte máxima, que tiene mayoría de seis "conservadores" a tres "liberales", deberá determinar hasta dónde llega la inmunidad presidencial alegada por Trump para defenderse de acusaciones que van de sus intentos de revertir los resultados de las elecciones de noviembre de 2020 a su papel en la asonada del 6 de enero de 2021.

Trump enfrenta 91 acusaciones en cuatro juicios diferentes y la mayor parte de ellos, incluso los relacionados con el indebido manejo de documentos secretos.

Al margen de la decisión judicial, están también las amenazas vertidas por los seguidores del vetusto adolescente y las promesas de venganza que el mismo Trump ha proferido contra aquellos a los que considera como sus enemigos.

La principal, sin embargo, es el implícito cuestionamiento de las elecciones en caso de que no resulte como Trump y sus aliados desean. 36 por ciento de los estadounidenses está convencido de que los comicios de 2020 fueron ilegítimos, pese a que ni Trump ni sus aliados han podido probar sus denuncias.

Y nadie está seguro de lo que pueda ocurrir si Trump vuelve a  insistir en que los comicios están trucados en su contra.

Al mismo tiempo, algunos aliados de Trump han preparado de hecho listas de personas a las que emplearán para asegurar que el mandatario tenga seguidores fieles que cumplan sus dictados sin cuestionar su legalidad.

Paralelamente habrá elecciones legislativas, con las 435 curules de la Cámara baja y 33 de los cien escaños del Senado en juego. Por ahora, se cree que los demócratas reconquistarán la mayoría en la primera pero perderán el segundo.

Se espera en todo caso que las consideraciones políticas internas determinen las respuestas estadounidenses a problemas internacionales, que van de las guerras en Ucrania y Medio Oriente a la complicada situación de Taiwán y China, sin olvidar desafíos como la migración y la crisis del medio ambiente. Trump y sus seguidores son aislacionistas.
Pero algo a recordar: tan divididos como estén, México es un tema tanto de política internacional como doméstica en Estados Unidos.

POR: JOSÉ CARREÑO FIGUERAS

JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 

@CARRENOJOSE1

PAL