DEFINICIONES

¿Van por Peña Nieto?

La investigación al expresidente viene desde 2020 e incluye a varios integrantes de su gabinete

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

El expresidente está en el radar de la justicia. Alejado de la vida pública, ayer su nombre volvió a ser mencionado en una mañanera del presidente López Obrador. No lo nombró cualquier persona, sino un funcionario de primer nivel, el encargado de la inteligencia financiera del país, Pablo Gómez, titular de la UIF. No hay sorpresas, no tiene por qué haber sorprendidos.

El presidente sabía que Gómez hablaría de Peña Nieto –para eso lo invitó la mañana de ayer- y conocía la información que fue presentada: el exmandatario recibió millones de pesos triangulados de forma irregular entre 2013 y 2022, dijo. López Obrador estaba al tanto de que la Unidad de Inteligencia Financiera ya había presentado una denuncia ante la FGR, a cuyo titular respaldó ayer también en la mañanera. Nada es casualidad.

Poner bajo el reflector el nombre de Enrique Peña Nieto, quien terminó su sexenio con niveles de aprobación inferiores al 20%, y vive en España desde hace, al menos, dos años, es una jugada de varias bandas, sí, pero sobre todo, es la prueba de cómo se pueden administrar los tiempos de la justicia para alinearlos con los tiempos políticos y –sobre todo- electorales.

La investigación a Peña Nieto no es nueva. Desde el 10 de enero de 2020 publicamos en estas Definiciones “Peña Nieto está preocupado” (https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2020/1/10/pena-nieto-esta-preocupado-144313.html), un texto donde fuentes cercanas a él compartieron algunas inquietudes ya tenía el expresidente.

“Peña Nieto ha visto caer a varios de sus amigos y aliados, y empoderarse a no pocos de sus enemigos y adversarios. Y aunque varios repiten que entre López Obrador y Peña hay un pacto para mantenerlo intocable, la realidad va diciendo otra cosa”, escribimos.

Enlistamos, en aquel momento, la adversa situación que atravesaba su abogado, Juan Collado, detenido; su amiga y poderosa secretaria Rosario Robles; el aliado político y consejero presidencial, Carlos Romero Deschamps, obligado a renunciar al sindicato petrolero; y Eduardo Medina Mora, uno de los ministros que empujó a la Corte y fue orillado a dejar su asiento. En el radar de la UIF, desde entonces, había otros nombres que formaron parte del gobierno de Peña: Jesús Murillo Káram, Alberto Bazbaz, Alberto Elías Beltrán, Luis Miranda, Pedro Joaquín Coldwell, Benito Neme y hasta su consejero Jurídico Humberto Castillejos, y su exsecretario particular Erwin Lino.

“Los señalamientos contra todo lo que huela al sexenio peñista, inevitablemente lo alcanzarían. La pauta podría marcarla el calendario electoral. Peña ya ha perdido la sonrisa y ha comenzado a preocuparse e, incluso, a preparar su defensa”, cerramos aquel texto.

La investigación de la UIF contra el expresidente cobró mayor forma hacia el último trimestre de 2020, luego de los señalamientos de Emilio Lozoya, quien lo incluyó en la lista de quienes se habrían visto beneficiados por las corruptelas del caso Odebrecht.

¿Llegó la hora? ¿Es un manotazo porque Peña comenzó a operar de cara a la elección del próximo año en el Edomex? ¿O solo es un aviso para que se mantenga en el ostracismo? Lo veremos. Por lo pronto, lo de ayer es un aviso.

-Off the record

También hay una investigación en la propia UIF contra Felipe Calderón.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

MAAZ