AGENDA LEVANTINA

La espada y la pared

El agobio cotidiano de Líbano lleva a sus habitantes a buscar sobrevivir bajo escenas contradictorias e imprevistas, la cuales reúnen un collage alucinante

OPINIÓN

·
Marta Tawil / Agenda Levantina / Opinión El Heraldo de México

Hay situaciones profundamente anómalas donde se encuentran escenas tan contrastantes que quisiérase llamarlas "surreales". Es el caso de Líbano. 

Por un lado, este país ha realizado importantes descubrimientos de gas en altamar estimados en no menos de 100 billones de pies cúbicos de gas y 865 millones de barriles de petróleo. 

Por otro lado, en la nación el costo de una bombona de gas alcanzó recientemente las 400 mil libras libanesas, equivalente a 13 dólares al precio del mercado negro, que es más de la mitad del salario mínimo mensual. 

El gobierno subsidia el gas con un costo fijo, sin embargo, se vende al tipo de cambio del mercado negro, ya que es un producto importado que se paga con moneda extranjera. 

Regresan, así, las estufas de leña en zonas urbanas y rurales. Las personas cada vez talan más árboles en los bosques y cerca de sus hogares: robles, limoneros, nogales y, desde luego, cedros, continúan desapareciendo en previsión del próximo invierno. 

Líbano no parece lograr acceso a su gas. Se halla en un terreno legal inestable porque, si el gobierno ha hecho de la Línea 23 su reclamo oficial, el presidente Michel Aoun después declaró que su nación gozaba del derecho a un área marítima más grande, en referencia a la Línea 29 (aún no registrada por Beirut ante la Organización de las Naciones Unidas). 

Quería incluir todo el campo de gas de Cana, que se extiende más allá de la Línea 23. Para aceptar, Israel exige acceso a un área adyacente (el Bloque 8), pero también que Beirut pague el precio del gas que se extraerá del yacimiento de Cana. Tras la respuesta de Tel Aviv, el sábado el Hezbolá decidió enviar drones a la zona del campo de Karish, como advertencia. 

La ministra de Energía de Israel, Karine Elharrar, confirmó durante su visita al campo de Karish que el gas se extraerá en septiembre. De hecho, Israel parece decidido a querer vender su gas lo más rápido posible a Europa. Irán, por su parte, ha aumentado su influencia sobre los posibles suministros de gas a Occidente en el marco de la crisis con Rusia. En este contexto, cada paso de los actores puede conducir a una escalada incontrolable. 

El agobio cotidiano de Líbano lleva a sus habitantes a buscar sobrevivir bajo el peso de escenas contradictorias e imprevistas, las cuales reúnen un collage alucinante. 

La pésima "estrategia" de negociación del gobierno libanés ante el desastre económico y social no se articula con las tácticas de Estados Unidos ante el contexto regional. 

El presidente estadounidense, Joe Biden, comenzó su visita a Israel y Arabia Saudita, con el objetivo de consolidar un frente anti-iraní, mientras que Qatar busca mediar entre Teherán y Washington, y saudíes e iraníes se acercan con los oficios de Irak.

POR MARTA TAWIL
INVESTIGADORA DE EL COLMEX

CAR