DEFINICIONES

El PRI sí negoció votos de la Reforma Eléctrica

No fue Alito, el presidente del partido, pero sí el coordinador de los diputados, Rubén Moreira quien habría tenido un acuerdo con el titular de la Segob

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

No fue Alejandro Moreno Cárdenas, el dirigente nacional del partido, pero sí el coordinador de los diputados priistas Rubén Moreira quien dialogó y habría negociado votos de legisladores del PRI para que la propuesta de Reforma Eléctrica enviada por el presidente López Obrador se aprobara en la Cámara de Diputados. No fue sola una conversación la que el diputado tuvo con el secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández. ¿Se fue Moreira por la libre?

 Fuentes allegadas al coahuilense señalan que la negociación no era a nombre del PRI y, por tanto —y eso lo confirman cercanos al presidente del partido— no tuvo el visto bueno de Alito. “El coordinador tenía diálogo desde semanas atrás en Gobernación, lo sabía el líder del tricolor, pero no que estaba negociando votos”, cuenta alguien bien enterado de la trama.

Moreira habría comprometido cierta cantidad de votos, aunque en un inicio las negociaciones se encaminaron a garantizar la ausencia de algunos diputados y el voto en abstención de otro tanto. Una semana antes de la discusión, el coordinador se reunió uno a uno con algunos diputados y comenzó a ser explícito con su petición.

Eso llegó a oídos de Moreno Cárdenas, quien decidió convocar a una reunión de Consejo Político del PRI, horas antes de la sesión en la que se votaría la iniciativa, para generar cohesión dentro del Grupo Parlamentario y elevar el costo a quien no votara en contra. Amenazó con la expulsión del partido a quienes no acompañaran la posición del PRI.

De esa convocatoria fue enterado López Hernández, quien, ante el acotado margen de Moreira, buscó interlocución con Alito a través del senador Manuel Velasco. La conversación, grabada por el líder priista, es de sobra conocida. Velasco fue el último puente que el secretario de Gobernación usó para intentar hacer cambiar de opinión al presidente del PRI. 

La petición a esas alturas ya no era que el PRI garantizara los votos, pero sí que se cancelara el Consejo Político, para que no se presionara a los diputados y se dejara votar “en conciencia” a cada legislador. La intentona no prosperó. Alito pisó el acelerador con sus aliados del PAN y PRD hacia afuera, y acorraló cualquier intento de división interna. Moreira no pudo cumplir lo negociado en Bucareli. Por eso el enojo presidencial.

•••

Off the record: Algo raro ocurrió en el Tribunal de Justicia Administrativa de la CDMX. El 3 de junio el presidente del Tribunal, Jesús Anlén Aguilar, inició un procedimiento para investigar el conflicto de interés en que se encontraría Antonio Padierna, hermano de Dolores Padierna —candidata perdedora en la pasada elección en la alcaldía Cuauhtémoc— y secretario de acuerdos encargado de la ponencia contra la actual alcaldesa Sandra Cuevas. Una mano misteriosa habría empujado a los secretarios de acuerdos (no a magistrados) a firmar la sentencia de inhabilitación contra Cuevas, pasando por encima del presidente del Tribunal.

¿Quién se lo brincó?

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

MAAZ

Sigue leyendo:

Ya estamos en 2023 y 2024

Pagar la ineptitud

100 días de guerra