MISIÓN ESPECIAL

Cumbre de las Américas: democracia e interés nacional (II)

¿Privilegia el Gobierno de México el interés nacional en su posición sobre la reunión?

OPINIÓN

·
Martha Bárcena Coqui / Misión Especial / Opinión El Heraldo de México

La Cumbre de las Américas enfrenta un tema divisorio: la participación de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países que no respetan las normas democráticas, a cuya defensa se han comprometido los países del continente.

El presidente López Obrador amagó con no asistir a la cumbre si no son invitados, alegando tiempo de hermandad. Se sumó el presidente de Bolivia. Los de Argentina, Chile y Honduras se pronunciaron por incluir a esos países. Pero no han declinado asistir. 

El rumor de que los países del Caricom no participarían fue una nota inflada de Prensa Latina y Telesur sobre las declaraciones del embajador de Antigua y Barbuda ante Estados Unidos en un foro universitario. 

Cuba participó por primera vez en la VII Cumbre de las Américas celebrada en Panamá, cuando Barack Obama y Raúl Castro iniciaron el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas. En la VIII cumbre, en Lima, Cuba envió como representante a su canciller. En esa misma cumbre los opositores representaron a Venezuela. 

¿Qué ha cambiado desde entonces? Primero, la apertura de EU a favor de una transición democrática y mejor relación con Cuba falló, por las medidas del gobierno Trump que terminaron los avances logrados, inclusive los acuerdos migratorios y, después, por la represión del régimen cubano de las protestas que se conocen como El alarido. 

Segundo, la situación en Nicaragua se ha deteriorado. La mayoría de los países registraron la farsa de las últimas elecciones y la violación de los derechos humanos.

Tercero, el gobierno de Trump reconoció a Juan Guaidó como el presidente de Venezuela. Con Biden la situación no ha cambiado. Si Estados Unidos invita a un representante de Venezuela, será al que reconoce como gobierno legítimo. EU, además, emitió una orden de aprehensión contra Nicolás Maduro por tráfico de drogas.

La democracia está amenazada en el mundo y en nuestro continente, incluyendo EU. Pero ante las falsas denuncias de Trump sobre el fraude en las elecciones de 2020 y el ataque al Capitolio, las instituciones de Estados Unidos funcionaron.

De ahí la relevancia que Biden le otorga a la defensa de la democracia, sin desconocer las obvias presiones internas por parte de los cubanoamericanos en Florida y Texas, encabezados por los senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz,

América Latina y el Caribe está dividida y polarizada desde hace años. No se ve factible un consenso en torno a la democracia en la cumbre de Los Ángeles. La hermandad que busca nuestro Presidente se ve lejana. 

México siempre ha abogado por la participación de todos en los mecanismos y organismos regionales, pero no había llegado a desairar a nuestro vecino. 

Es importante que al tomar decisiones prevalezca el interés nacional, que incluye hacer oír la voz del país de manera destacada, nuestras relaciones bilaterales con EU y el respeto a la democracia, y los derechos humanos en todo el continente. No lo olvidemos.

POR MARTHA BÁRCENA COQUI
EMBAJADORA EMINENTE
MARTHA.BARCENA@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@MARTHA_BARCENA

PAL