CORPORATIVO

Sospechosismo en Grupo ARHE

Los hermanos Arellano Hernández aprovechan el clima de negocios que les brinda el gobierno de la 4T y llevan a cabo importantes proyectos en el país

OPINIÓN

·
Rogelio Varela / Corporativo / Opinión El Heraldo de México

Tras verse involucrado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en la trama criminal que mantiene encarcelado en Nueva York a Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública durante el sexenio del presidente Felipe Calderón y de ser exhibido por el presidente Andrés Manuel López Obrador como uno de los principales factureros del país, Juan José Arellano Hernández, líder del Grupo ARHE encontró en la 4T el mejor entorno para sus actividades empresariales, las mismas que antes eran perseguidas.

Atrás quedaron los tiempos que llevaron a la UIF a bloquear las cuentas de personas físicas y morales vinculadas a ARHE.

Aunque fueron años complicados para los Arellano Hernández, quienes contrataron al abogado Juan Velázquez para descongelar sus cuentas con recursos que la autoridad presumía, según los documentos oficiales, provenían de una compleja red de accionistas, representantes legales, domicilios y triangulaciones injustificadas de recursos, con movimiento de cientos de millones de pesos en efectivo y cuentas de dinero golondrino.

Después de las elecciones de 2018, el 4 de junio, el nuevo titular de la UIF, Orlando Suárez López desbloqueó las cuentas de los hermanos Arellano Hernández junto con un paquete de 398 cuentas que habían sido bloqueadas en 2016 a otras empresas. En esa operación, conocida como Operación Hermes, fueron desbloqueadas 722 cuentas ligadas, entre otros grupos criminales, al Cártel de Sinaloa.

Con Santiago Nieto como titular de la UIF, el desbloqueo de cuentas fue denunciado y Suárez López fue citado a comparecer ante la Función Pública. Mientras que los hermanos Arellano contrataron firmas de auditores para defender las operaciones de las empresas señaladas y la decisión de la UIF.

Hoy los hermanos Arellano aprovechan el clima de negocios que les brinda la 4T y llevan a cabo proyectos como la expansión de la franquicia de Grupo Alamo, el exclusivo hotel boutique en la zona de Cerritos y su más reciente plan de inversión: la Torre Stelarhe, entre otros.

LA RUTA DEL DINERO

El conflicto entre Rafael Zaga Tawil y los hermanos Max, André y Moisés El Mann Arazi, de Fibra UNO (FUNO) cada vez se complica más. Zaga acusa que Max presume que hubo presiones para que el magistrado Francisco José Huber Olea Contró, integrante de una Sala Civil del Poder Judicial de la CDMX levantará de forma ilegal un embargo en contra de los El Mann, incluso con una suspensión definitiva a través de un amparo. También afirman que aunque no estuviera en sus facultades, el magistrado Olea revocó las medidas cautelares que tenían los hermanos André y Moisés El Mann Arazi que consistían en el embargo de propiedades y congelamiento de cuentas por mil millones de pesos para cada uno, además de la suspensión de sus derechos corporativos y patrimoniales que sean de la titularidad de ambos en dicha fibra.

POR ROGELIO VARELA
ROGELIOVARELA@HOTMAIL.COM
@CORPO_VARELA

CAR

 

SEGUIR LEYENDO: 

CCE, por ciberseguridad

¿Amiguismo en el IPN?

Fan ID, en estadios