UN MONTÓN DE PLATA

Rappi coloca 500 mil tarjetas

La empresa se ubica en la ruta para consolidar su presencia en el mercado fintech, y hacerse de un lugar inicial en el espectro de servicios bancarios

OPINIÓN

·
Carlos Mota / Un montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

La empresa de tecnología Rappi, que inició como una aplicación para reparto de alimentos y pedidos de restaurantes a domicilio, y que ahora ofrece también servicios financieros, ha llegado a la primera meta de colocar 500 mil tarjetas de crédito, lo que la pone en ruta de consolidar su presencia en el mercado fintech y hacerse de un lugar inicial en el espectro de servicios bancarios. Rappi, que en México encabeza Alejandro Solís, está volcada en explotar el potencial que le otorga la inteligencia de datos que va recopilando de los usuarios.

Tras la pandemia, la empresa ha privilegiado el trabajo desde casa para sus mil 500 trabajadores de base. Esto les ha permitido visitar comercios, revisar el sistema de afiliaciones y vivir cercanamente el negocio a nivel calle. Esta firma ha hecho de México su principal mercado. Aquí es donde ha generado la escala suficiente para agregar a decenas de miles de repartidores y comercios a su plataforma. Y es esa agregación lo que le permite emitir recomendaciones con base en datos que incluso los comerciantes ignoran.

Es común, por ejemplo, que un restaurantero desconozca las razones por las que un cliente ha abandonado la compra; no obstante, Rappi puede llegar a conocer los motivos: algún platillo que viaja mal en la ruta, o que pierde temperatura al llegar al domicilio de entrega. Esa información Rappi la proporciona al comercio. Una de las estrategias de Rappi es proveer financiamiento a la red de comercios que trabajan con la aplicación. Esto les ha permitido a varios de ellos, durante la pandemia por ejemplo, tener acceso a un crédito a tasas más competitivas que las que ofrecen los bancos.

A Rappi no la veremos ofreciendo servicios bancarios a diestra y siniestra, sino más bien concentrándose en la red de clientes, comercios afiliados y repartidores que posee. En adición, Rappi ha desarrollado también un sistema “turbo”, que promete entregas de productos en menos de diez minutos, principalmente para ingredientes de cocina que se pueden llegar a olvidar, así como para productos muy demandados, como pañales o condones, cuyo uso, en caso de haber sido olvidados, exige celeridad y suele estar acompañado de muy poca paciencia.

El futuro de los autoservicios está a revisión. Los grandes supermercados verán ajustadas sus estrategias hasta en la parte inmobiliaria. La razón es sencilla: si los clientes no acudirán en persona, la configuración física del almacén ya no requiere pasillos. En este caso veremos supermercados verticales, que serán más bien bodegas obscuras para despachar pedidos. Esto ya empezó. Es una transformación brutal.

BBVA

Hacienda dijo ayer que el banco de Eduardo Osuna tiene 12 días más para informar a la Comisión Bancaria, de Juan Pablo Graf, sobre la enorme falla en sus sistemas de hace unos días.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

MAAZ