COVID-19

CELAC: El medio es el mensaje

México encontró en la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) la plataforma para volver a tomar el liderazgo regional

OPINIÓN

·
Rocío Pineda Arnaz/Columna Invitada/ Opinión El Heraldo de México

La pandemia de Covid19 hizo evidente entre otras cosas la necesidad de México de fortalecer sus relaciones diplomáticas, económicas y políticas más allá de la relación con Estados Unidos.
 
México encontró en la Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) la plataforma para volver a tomar el liderazgo regional que históricamente había tenido fungiendo como mediador entre el sur, Centro América y Estados Unidos; funciones que durante los últimos años se fueron desdibujando por, precisamente, privilegiar la relación bilateral con Estados Unidos.
 
La CELAC también representa comenzar a quitar el “tutelaje” de Estados Unidos en la relación entre los países de América Latina, ya que desde hace años el único foro para estas naciones era la Organización de Estados Americanos (OEA), donde sí participa Estados Unidos y cuyos pronunciamientos han sido siempre más apegados a los intereses de nuestro vecino del norte.
 
Hay que recordar, por ejemplo, las posiciones que se han adoptado en la OEA como el reconocimiento a Guaidó en Venezuela, o el no reconocimiento legal de elecciones en Bolivia. México, en estos casos, desafiando a la OEA por un lado, no reconoció la presidencia autoproclamada de Guaidó, y en el caso de Bolivia, incluso le brindó asistencia a Evo Morales para salir del país.

Sin duda, la visión de integración regional del presidente López Obrador es más parecida a la que tenía México en los años 70 abanderando el principio de la no intervención; sin embargo, a través de la Cancillería mexicana se busca dar a la CELAC un discurso más acorde a los tiempos que estamos viviendo donde temas como las energías limpias, o la ciencia y la tecnología deben estar presentes.

Como ejemplo de esto, en el marco de la pandemia, Marcelo Ebrard trabajó junto con CELAC para producir la vacuna AstraZeneca en Argentina y México, para distribuirla en la región, además de gestionar la adquisición de más de 100 millones de vacunas.

El mensaje es claro: México buscará retomar su papel de líder regional, promover el diálogo entre los países de América Latina y sustituir a la OEA, es decir, a Estados Unidos como aglutinador de los intereses de la región.

En los próximos meses veremos si el gobierno de López Obrador puede mantener este discurso sin comprometer la relación de cooperación que se debe tener con Estados Unidos.

Por Rocío Pineda Arnaz, maestra en Comunicación con especialidad en democracia, comunicación y medios