PERMANENCIA VOLUNTARIA

El crucero de Disneyland al cine

Jungle Cruise: Bienvenidos a Bordo, tiene a bien en poner como protagonista a una mujer, una doctora que en esa época era ignorada y ninguneada por los machos alfa

OPINIÓN

·
Linet Puente / Permanencia Voluntaria / Opinión El Heraldo de México

Una de las películas más esperadas del año por fin se estrena tanto en la pantalla grande como en la plataforma de Disney+. Se trata de Jungle Cruise, filme basado en la atracción de Disneyland que lleva el mismo nombre y que pretende que el mundo entero conozca la historia de fantasía que se desarrolla en el Amazonas. Pero ¿Funciona?.

Creo que en alguna otra columna ya les había hablado sobre mi profunda admiración por Johnny Depp, por el pedazo de actor que es, porque detrás de ese hombre un tanto perdido en los escándalos y otras cosas, yo sé que todavía existe un actor estúpidamente talentoso que en algún momento retomará su carrera en sendas películas. De mi se acordarán. Mi fanatismo por Depp comenzó cuando era una puberta y lo vi por primera vez en Cry Baby, pero sin duda la película con la que me terminó de enamorar fue Piratas del Caribe. La manera en la que hizo suyo un personaje como Jack Sparrow extraído de la atracción de Disneyland, me pareció fabulosa y no solo a mi, sino a los miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood que lo nominaron al Oscar por dicha interpretación. Que después él se haya mutado con el personaje y los creadores (Jerry Bruckheimer y compañía) se engolosinaran haciendo miles de secuelas, esa es otra historia. La franquicia de Piratas del Caribe fue tan exitosa que casi borró del mapa las otras cintas que se habían hecho previamente y que también estuvieron inspiradas en atracciones del parque de diversiones, tales como La Torre del Terror, Misión a Marte y La Mansión Embrujada. Y es tanta la influencia de dichos filmes que al ver Jungle Cruise, me resultó casi imposible no pensar en la cintas protagonizadas por mi Johnny Depp. Algo que no necesariamente es malo, pero que automáticamente te lleva ahí. 

Para hacer la adaptación de una atracción de un parque de diversiones obviamente debe existir un trabajo de guión brutal, pues prácticamente no existe una historia como tal, sino un argumento y a partir de ahí se crea el hilo conductor de lo que se va a contar. La cinta que en español titularon como Jungle Cruise: Bienvenidos a Bordo, tiene a bien en poner como protagonista a una mujer, una doctora que en esa época era ignorada y ninguneada por los machos alfa que desacreditaban los aportes que ella intentaba hacer a la ciencia, lo que la lleva a descubrir si la leyenda que le contaba su padre de pequeña era cierta, por la que hurta una reliquia que es la llave para encontrar un árbol inmerso en el Amazonas cuyas hojas tienen poderes curativos y con las cuales podría ayudar a miles de enfermos. A esta mujer la acompaña su hermano y con la ayuda de un capitán audaz, los tres personajes emprenden la aventura para enfrentarse a todo tipo de enemigos que hacen hasta lo imposible para evitar que cumplan su cometido.

Para asegurar el éxito del filme, los creadores pusieron al frente del proyecto a la actriz Emily Blunt, quien ya había tenido acercamiento con Disney anteriormente al interpretar a Mary Poppins, en el remake de aquella cinta protagonizada por Julie Andrews. Sus capacidades actorales así como su aplomo (que nos mostró muy bien en Un Lugar en Silencio), hicieron que el personaje de Lily le quedara como traje a la medida en una historia en la que el peso lo lleva una mujer y lo desafiante que es en una época en la que las mujeres no podían ni siquiera usar pantalón. Para mí uno de los grandes aciertos de la película. Si a esta decisión le sumamos la incorporación de Dwayne Johnson como el capitán Frank, el proyecto ya lleva unas millas recorridas en el trayecto para romper la taquilla en tiempos de pandemia. La química entre Blunt y “The Rock” es brutal. La verdad eso si me sorprendió porque honestamente antes de ver la película no les tenía mucha fe. Al elenco se suman otros actores que aderezan la cinta como el gran Paul Giamatti, Jesse Plemons y Edgar Ramírez quienes fungen como los villanos de la cinta.

A pesar de que es un tanto larga para ser un proyecto familiar, la cinta funciona a la perfección para lo que fue creada. Una historia de aventuras, entretenida y hasta ahí. Dudo mucho que se lleve un Oscar, a no ser de que la película resulte nominada en las categorías de vestuario, dirección de arte y efectos visuales, que como lo dije al inicio de la columna, no resultan tan novedosos porque ya los habíamos visto de cierta manera en Piratas del Caribe, sobre todo en los que se emplearon para traer desde el mundo de los muertos a Aguirre, personaje interpretado por Edgar Ramírez, pues nos recuerda mucho lo que hicieron con el personaje de Barbossa en Piratas del Caribe. Y no solo en el CGI se parecen estos filmes, sino en el tono, que la convierte en una película no apta para menores de 12 años pues si podría llegar a asustar a los más pequeños del hogar. Por otro lado debo mencionar que el espíritu aventurero y un tanto desfachatado del personaje de The Rock en el filme, me recordó mucho a Harrison Ford en Indiana Jones, así es que si les gustaron dichas películas, entonces seguramente les agradará Jungle Cruise