UN MONTÓN DE PLATA

La tragedia de Conacyt

De botín de científicos esclerotizados, la dependencia pasó a parangón moral de la ciencia con base en los parámetros de la 4T

Carlos Mota / Un montón de Plata / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La investigación científica sirve de poco si no se traduce en proyectos ejecutables de impacto positivo. La mejor ciencia genera un producto o servicio, se hospeda en una empresa, resuelve algún tema crucial para la sociedad, y hace felices a clientes y millonarios a sus creadores.

En Estados Unidos hay miles de casos así. Uno muy famoso es el de Timothy Springer, un profesor de Harvard, inmunólogo, que en 2010 invirtió parte de su patrimonio en una empresa que en la pandemia se hizo famosa: Moderna, propietaria de una de las mejores vacunas contra el COVID-19. Su fortuna ya rebasa los tres mil millones de dólares.

Tristemente historias como esa no aparecen en México. Y es más triste aún que la institución que debería estar propiciando una colaboración estrecha entre el mundo de la ciencia y el de los negocios, el Conacyt, está enfrascada en luchas intestinas que lo único que hacen es reflejar el desaseo de María Elena Álvarez Buylla, su directora.

El Conacyt trasciende en las noticias en este 2021, por temas súper mediocres: su resistencia a un contrato colectivo de trabajo presentado por sus trabajadores; los cambios en los criterios para ingresar y permanecer en el sistema nacional de investigadores; politiquerías para evaluar las razones por las que el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz, ingresó a ese sistema; etcétera. Lo más notable de esa institución iba a ser la creación del producto alternativo al herbicida glifosato, así como la famosa vacuna mexicana ‘Patria’ contra el COVID-19. Pero de ninguna de las dos cosas se han comunicado avances significativos.

Conacyt es una tragedia por donde se le vea. De botín de científicos esclerotizados pasó a parangón moral de la ciencia con base en los parámetros de la 4T. Su presupuesto hace salivar a cientos de investigadores universitarios que dicen merecer un apoyo económico por sus hallazgos, varios de ellos quizá con razón. Pero lo que nunca hemos visto es una empresa surgida de ahí y que hubiese derramado su capital a través de la bolsa de valores o que hubiese esparcido conocimientos y soluciones tecnológicas a decenas de países. Conacyt siempre es una promesa. Una triste promesa.

WINDOWS 11

Todo indica que la llegada del sistema operativo Windows 11, de la empresa que dirige Enrique Perezyera en México, será espectacular. Estará enfocado en incrementar la productividad, y será factible bajar aplicaciones originalmente diseñadas para Android. Al parecer la actualización será muy sencilla y el propósito es irrumpir en la dupla Apple–Google.

CEMEX

La empresa que dirige Fernando González registrará un flujo de operación de tres mil 100 millones de dólares este año; es decir, 26 por ciento más que el anterior. La firma tendrá una estructura de capital tipo “grado de inversión” este mismo mes.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

dza