COLUMNA INVITADA

El reto de la USICAMM

Veo difícil que esta administración logre solucionar los añejos y múltiples problemas que aquejan a los maestros

Fernando Ruiz / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La semana pasada, la Secretaría de Educación Pública (SEP), anunció el nombramiento de Adela Piña Bernal, exdiputada federal, como nueva responsable de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestros y los Maestros (USICAMM).

Sería la segunda funcionaria en ocupar el cargo y la cuarta si consideramos a su antecesora, la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente.

Con el acotamiento de la injerencia sindical en las contrataciones, promociones y cambios de adscripción de docentes esta unidad administrativa pasó a ocupar un rol central cada vez mayor en estas decisiones.

Las reformas de 2019 acrecentaron aún más las facultades del gobierno federal, pero paradójicamente, la excesiva centralización está teniendo un alto costo político para la SEP.

Es notorio que las acciones y omisiones que la SEP ha realizado en los últimos dos años han sido cuestionadas por un magisterio cada vez más presente en las redes sociales.

Con la pandemia, Facebook, YouTube y Twitter han acelerado la difusión y reacción como nunca antes. Por esta razón la comunicación con ellos es un aspecto que la USICAMM y la SEP deben mejorar urgentemente.

El mayor reto que la USICAMM tiene es mejorar el funcionamiento de las escuelas respetando los derechos de los maestros con plena autonomía en sus decisiones.

El riesgo de que la USICAMM se vuelva un instrumento político es grande. El Presidente planteó que su objetivo principal era apaciguar a los maestros bajo el supuesto de que habían sido maltratados en el pasado. Además de ser una visión estrecha y limitada de la transformación educativa, es ilusoria porque son muchas y variadas las motivaciones detrás de las movilizaciones magisteriales.

El pasado reciente nos enseñó que el malestar docente no provenía sólo de la implementación de la reforma del sexenio pasado sino de una arquitectura institucional aterrizada en disposiciones normativas, presupuestales y prácticas burocráticas, así como en los intereses de los grupos políticos en los estados, las dependencias y entidades federales y las organizaciones sindicales que colisionan constantemente al momento de gestionar las necesidades laborales de cientos de miles de maestros.

A estas alturas del sexenio veo difícil que esta administración logre solucionar los añejos y múltiples problemas que aquejan a los maestros.

Pero lo que sí puede hacer es recuperar el grave retroceso en los mecanismos básicos de rendición de cuentas en los procesos de admisión, promoción y cambios de adscripción que se han llevado a cabo en esta administración.

La pandemia no ayudó, pero su desempeño ha dejado mucho que desear.

Los maestros han sacado adelante la educación a distancia, es momento que la SEP, a través de la USICAMM haga lo mismo y salde la deuda social que contrajo haciendo realidad el mandato constitucional de hacer procesos públicos, transparentes, equitativos e imparciales.

POR FERNANDO RUIZ

DIRECTOR DE INVESTIGACIÓN EN MEXICANOS PRIMERO

@FRUIZ_RUIZ

PAL