Martes 22 de Junio 2021
COLUMNA INVITADA

Cámara de Diputados en disputa

La democracia supone la distribución del poder y no la concentración de este en unos cuantos

Eduardo Macías Garrido / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Eduardo Macías Garrido / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La democracia supone la distribución del poder y no la concentración de este en unos cuantos. El debate es una forma sana para tratar los problemas y convencer al oponente, no avasallarlo. Por eso este 6 de junio es muy importante la conformación de la Cámara de Diputados para los próximos tres años.

Actualmente MORENA, partido en el poder, cuenta con una mayoría absoluta, así que independientemente de lo que piensen los partidos de oposición, las decisiones se llegan a imponer. Es decir, no hay debate, foros, consultas, vaya, un equilibrio de poderes en la Cámara de Diputados.

Así que una mayoría puede imponer una ley, un transitorio absurdo e inconstitucional o de plano decidir en forma despótica a quién retirar el fuero y a quién no. Es muy importante en una verdadera democracia establecer acuerdos entre las partes, ya que, de no tomarse en cuenta al adversario, aunque sea una minoría, se pierde legitimidad democrática. Las minorías no solo tienen derecho a existir sino a tratar de convertirse en nuevas mayorías e influir en las decisiones públicas.

El gobierno o poder de la mayoría solo adquiere legitimidad democrática cuando reconoce e incluye los derechos y la participación de las minorías. Un gobierno verdaderamente democrático no solo se basa en votaciones, sino también en negociaciones, compromisos, acuerdos y políticas concertadas.

El no hacerlo y tener una mayoría que siente que puede hacer lo que quiera, y en los hechos lo hace, nos remonta al autoritarismo y necesariamente al pasado. Quién no recuerda la época de la “roqueseñal”, protagonizada por el entonces diputado federal y coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional en 1995, Humberto Roque Villanueva, en señal de triunfo.

Tras el error de diciembre, el PRI logró que en la Cámara de Diputados se aprobara el aumento temporal del IVA del 10 al 15%. Por cierto, en la famosa y ya celebré foto, aparece también Ignacio Ovalle Fernández, el viejo priista a quien Andrés Manuel López Obrador nombró titular de la sucesora de LICONSA.

En aquel momento miembro de la bancada del partido en el poder. Sí, eran las épocas en las que el PRI controlaba el Congreso de la Unión, donde se podían dar el lujo de avasallar y una vez hecha valer su mayoría en la sesión, festejar con las manos empuñadas y meciendo los brazos hacia la cintura.

Hoy tenemos legisladores que con esa mayoría aprueban leyes que una vez publicadas son impugnadas en la esfera del Poder Judicial, otros amagan con desaparecer instituciones autónomas y así pasamos de las ideas a las ocurrencias. Las imposiciones no son buenas y menos cuando prevalece solamente una visión, por eso es necesario debatir, comparar posturas, intercambiar ideas y llegar a consensos.

La Cámara de Diputados tiene además una prerrogativa constitucional de máxima importancia: aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación. Hoy queda en manos del Presidente y de la mayoría de MORENA su autorización.

Así que en esta elección que será la más grande en la historia de México, la gente tendrá que decidir si en la Cámara de Diputados seguirá prevaleciendo solo una visión de gobierno y de futuro del país o si estos temas se deben debatir, discutir y, eventualmente, obtener consensos.

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO
COLABORADOR
@116GMAIL 

MAAZ