FUERA DE TONO

Nepotismo y vacunas VIP

El director del INMEGEN, Luis Alonso Herrera Montalvo, parece haber utilizado su poder para vacunar a familiares y amigos

Hernán Gómez Bruera / Fuera de Tono / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Los días de Luis Alonso Herrera Montalvo al frente del Instituto Nacional de Medicina Genómica, el INMEGEN, están contados.

La Secretaría de la Función Pública ha recibido dos denuncias en su contra por nepotismo, y presuntamente haber vacunado de forma irregular a familiares y amigos.

La primera denuncia la presentaron de forma anónima trabajadores de esa institución que forma parte de la red de 11 institutos de alta especialidad, y donde se lleva a cabo investigación sobre el Covid-19.

Con plena evidenciadocumental,a la cual tuve acceso, la denuncia demuestra cómo Herrera Montalvo dio de alta como empleado de la empresa a su hijo, César Alonso Herrera Ponzanelli, y a Roberto Herrera Velázquez, quien es aparentemente su sobrino.

Para tratar de disfrazar su grosero nepotismo, Herrera Montalvo ordenó ocultar los nombres de sus familiares en el directorio,pretendiendo así que pasaran desapercibidos.

Los trabajadores del instituto –que no saben a ciencia cierta qué actividades desempeñan los parientes-- pudieron acreditar que ni el hijo ni el presunto sobrino cuentan con título profesional.

Según refieren trabajadores del INMEGEN, ni Alonso ni Roberto trabajan dentro de los laboratorios,ni mucho menos manipulan muestras de Covid. Sin embargo, fueron parte de una lista de 51 personas vacunadas, como lo confirmé a través de fuentes de la Secretaría de Salud.

Sin pudor ni recato, además, el propio Roberto Herrera lo exhibió en sus redes sociales. El 2 de marzo el jovencito subió un post a Facebook que decía: “Puta vacuna, me duele mi braciti”. Como nota de color, hace tres días también escribió en la misma red social: “Me cagan los morenistas y amlovers”.

Los hechos hacen pensar que este par de juniors fueron incorporados al instituto como una forma de ser incluidos en el listado de vacunación, junto a una serie de allegados del director.

La Función Pública debiera investigar también cómo es que, pocos días antes de la vacunación, se incorporaron al Instituto Nacional de Medicina Genómica un buen número de personas, y existen serias dudas entre sus trabajadores acerca de la forma en que se integró el listado de personal sujeto a vacunación.

De hecho, una segunda denuncia,presentada por una instancia de mayor jerarquía en el sector salud, llegó a la Función Pública el 21 de abril. En ella se señala: “presuntamente el pasado cuatro de febrero se dieron de alta como trabajadores del INMEGEN a diversas personas con la finalidad de generarles credenciales oficiales y con ello poder incluirlos en los listados de vacunación contra el virus SARS-COV-2”.

Estos sucesos inevitablemente generan interrogantes sobre lo que pudo haber ocurrido con las vacunas en otros institutos y dependencias del sector salud.

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA
HERNANFGB@GMAIL.COM
@HERNANGOMEZB

PAL