Renovación moral y violencia sexual

En días recientes nos enteramos de que un diputado, Saúl Huerta, había sido detenido por abusar de un chico de 15 años, y de que luego había tratado de sobornar a su familia

Renovación moral y violencia sexual
Julio Patán / Malos Modos / Opinión El Heraldo de México

En su camino firme, sin concesiones, hacia la renovación moral de la sociedad, en su marcha sin escalas hacia la decencia universal, la 4T tiene un pendientito. “La cantidad de casos de corrupción –me dirán–, y la manera en que los solapan”. Ok, sí. También. “¿Bonilla?” Va, también ese otro. Pero no, no me refiero a eso. Tampoco al cinismo con que han llevado el tema de Zaldívar. No: me refiero a su manga ancha con la violencia sexual. Muy ancha.

En días recientes nos enteramos de que un diputado, Saúl Huerta, había sido detenido por abusar de un chico de 15 años, y de que luego había tratado de sobornar a su familia. Poco después, supimos que en realidad Huerta podría ser responsable de otros cuatro casos parecidos, y de que otra de las víctimas decidió denunciarlo. ¿Cómo respondió el cuartotransformacionismo? Pos qué les digo. El diputado salió libre por aquello del fuero, al que ya saben que se opone fervorosamente el movimiento. Luego, ante la presión, decidió no reelegirse, o tal vez “lo decidieron” –chance por aquello de que “nos va a pasar factura en las urnas, carnal”–, y por fin, en plan “Miren qué rudos nos ponemos”, le dijeron algo como: “No puedes venir a las fiestas hasta que se aclare esto. Mientras, a tu casa con el fuero”. O sea: se aseguraron de que no vaya a la cárcel. Un hombre acusado de pederastia, sí. A la hora de escribir estas líneas, solo la Fiscalía de la Ciudad de México había hecho lo que se tiene que hacer: investigar y exigir que le retiren eso, el fuero.

Está feo, ¿no? Pero es que hay antecedentes. Esta semana tuvimos una buena noticia: el Trife le acabó de tumbar la candidatura a Macedonio. Bien ahí. Los magistrados se sumaron al INE, las instituciones ganaron el round, etc. Pero, ¿se dieron cuenta? El presidente estaba furioso, y con el presidente figuras importantes de la 4T como Mario Delgado, para sorpresa de nadie, y como Claudia Scheinbaum, en cuyos feudos, repito, contrastantemente, se ha seguido adelante con lo de Huerta. Estaba servido, caray: un tecnicismo, si lo quieren ver así, descabalgó a un más que plausible depredador sexual. Bueno, pues festejemos todos. Y resulta que no. Porque, claramente, a buena parte del establishment progre las acusaciones contra el gobernador frustrado no le parecen tan graves. O tal vez simplemente no se las creen, lo que no resulta menos agraviante. Mientras lo averiguamos, Morena anuncia que, como compensación, le dará a Macedonio algún cargo en el partido por aquellas tierras, y coquetea con nombrar candidata a su hija.

Un pendientito, ya les digo. Bueno, otro. Nada más que a ver, con éste, quién se atreve a decir que con el PRIAN era peor y bla bla bla. Esto, compatriotas, me temo que no lo habíamos visto. ¿No me creen? Hagan lo que no hacen en la 4T: pregúntenle a las víctimas.

POR JULIO PATÁN
JULIOPATAN0909@GMAIL.COM 
@JULIOPATAN09

dza


Compartir