La campaña israelí de vacunación

¡Gracias en nombre de los representantes oficiales israelíes en México!

La campaña  israelí de vacunación
Zvi Tal / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

De primera vista este encabezado pareciera extraño. Ustedes esperarían que los representantes oficiales israelíes en México, como en cualquier país alrededor del mundo, estén orgullosos del logro de su gobierno en vacunar a los ciudadanos y residentes de su país.

Al hacerlo se unirían a la admiración mundial del liderazgo de sus autoridades y del sistema de salud israelí.  Pero en este caso se trata del compromiso de Israel a la salud y bienestar de sus diplomáticos y sus representantes oficiales alrededor del mundo.

En efecto, el 15 de marzo, a la 1 pm, un vuelo especial despegó del Aeropuerto de la Ciudad de Panamá llevando a bordo diplomáticos y miembros de sus familias de las embajadas israelíes en Latinoamérica, con rumbo al aeropuerto Ben- Gurion de la Ciudad de Tel Aviv para que les fuera  administrada  la primera dosis de la vacuna.

Este fue un vuelo de los muchos que han transportado durante las últimas semanas a emisarios israelíes de Europa, Asia y África en una de las más complejas operaciones que ha realizado en años recientes el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Después de aterrizar el día 16 durante la mañana, este grupo de cansados, pero emocionados viajeros, fue guiado a una zona especial del aeropuerto, donde después de ser registrados todos fueron sometidos a una prueba PCR y después vacunados por voluntarios calificados de Maguen David Adom- la Cruz Roja israelí.

Sabiendo del importante papel que Maguen David ha jugado en la campaña de vacunación israelí llevada a cabo bajo su cuidado hacia la gente mayor en asilos y residentes en lugares remotos, pusimos toda nuestra confianza en sus capaces manos.

Durante todo ese tiempo el Ministro de Relaciones Exteriores Gabi Ashkenazi, así como altos funcionarios del Ministerio acompañaban a sus invitados especiales durante las diferentes etapas del procedimiento, asegurándose que todos recibieran el mejor cuidado y atención.

Como se estableció previamente, todos los viajeros debían quedarse la noche en Israel antes de abordar el vuelo especial de regreso a Panamá. Ya que mi esposa y yo no teníamos otro plan, fuimos asignados al hotel Dan panorama en Tel Aviv. Este lindo hotel, en la costa de la ciudad, donde nos casamos hace varios años, fue transformado durante la pandemia en un espacio para la cuarentena. Fuimos recibidos por oficiales de Protección Civil del Ejército que se aseguraron que pasáramos nuestro tiempo libre en total aislamiento, de acuerdo a los lineamientos del Ministerio de Salud de Israel. Los alimentos fueron entregados a la puerta de nuestra habitación donde degustamos la comida mientras veíamos directo el esplendor del mar Mediterráneo.

Mientras todos nos reuníamos al día siguiente en la sala del aeropuerto, antes de embarcar hacia nuestros respectivos destinos, historias recurrentes hacían mención de inspecciones de la policía sobre el paradero de los viajeros   del   vuelo especial de Panamá. Aún ante respetados diplomáticos y funcionarios estatales los agentes de la ley no permitieron ningún tipo de indulgencia ni trato especial.

Todos recibimos mensajes electrónicos a nuestros teléfonos atestiguando la ejemplar coordinación existente entre todos los actores de la campaña nacional de vacunación en Israel: el fondo para enfermos del cual cada ciudadano pertenece, el Ministerio de Salud, Maguen David Adom, Protección Civil del Ejército y la Policía. Gracias a las autoridades israelíes.

Una última palabra de gratitud a dos héroes anónimos de la operación de vacunación LATAM- mis colegas del Ministerio del Exterior Amnon Kalmar, coordinador especial del esquema de vacunación para los diplomáticos en el exterior y la Sra. Inbal Natan Gabay de la División para América Latina.    

Estoy orgulloso de ser Embajador de un país que implementa valores humanos, como la solidaridad y la responsabilidad mutua, que establece las bases de una sólida y sana sociedad.

POR ZVI TAL
EMBAJADOR DE ISRAEL EN MÉXICO
@AmbZviTal

AVH


Compartir