Descubriendo a Dickinson

Hoy me puse un tanto filosófica porque vaya que esta la serie Dickinson me ha hecho pensar y revalorar todo lo que hoy tengo y que las mujeres hace 140 años hubieran deseado

Descubriendo a Dickinson
Linet Puente / Permanencia Voluntaria / Opinión El Heraldo de México

En medio de la amplia oferta de contenido que hay en streaming, existe una serie que pareciera yace en el anonimato esperando a ser encontrada, como la vida misma de Emily Dickinson, la gran poeta norteamericana, quien hubiera tenido tanta inspiración si viviera en estos tiempos, en la era del “me too”.

Durante toda mi vida, o por lo menos a partir de que tuve conciencia de ella, me he cuestionado mucho sobre el rol que tiene la mujer en la sociedad actualmente. Siempre he sentido que vivimos en la época de las cavernas y nos falta muchísimo qué aprender y entender sobre el sexo femenino. Claro, viniendo de una familia conservadora, tradicionalista y moralista sinaloense, siempre me topé con cuestiones que me causaron un tremendo shock emocional, pues al crecer en una de las ciudades más grandes del mundo, eso es lo que sucede. Al nacer te entregan un costal lleno de costumbrismos y tabúes que de pronto no combinan con la vida que se te ofreció. Todo esto y más me ha hecho reflexionar la serie Dickinson, una verdadera joyita de Apple TV+ que nadie se debería perder.

Hoy me puse un tanto filosófica porque vaya que esta serie me ha hecho pensar y revalorar todo lo que hoy tengo y que las mujeres hace 140 años hubieran deseado: levantarme todos los días y hacer lo que me plazca, ser mamá y profesionista, tener nulos conocimientos de cocina y no ser juzgada por ello, trabajar en la carrera que escogí, no nos vayamos tan lejos, haber tenido la libertad de ESTUDIAR una licenciatura, el derecho al voto, usar pantalones todos los días si así se me antoja, tener la libertad de elegir si me quiero casar algún día, etc. Tantas cosas que hoy las mujeres damos por sentado pero que en otros tiempos eran impensables. Si en 1850 a Emily Dickinson le hubieran dicho todo esto que hoy vivimos las mujeres en este 2021 pandémico, nunca lo hubiera creído. Una de las poetas más leídas y reconocidas de todos los tiempos, pero cuyo reconocimiento llegó después de su muerte. Sí, ella nunca logró saborear las mieles del éxito, pero afortunadamente hubo quien la sacó literalmente del clóset y hoy sus poemas son mundialmente conocidos.

De eso va Dickinson, una serie que esta semana termina con su segunda temporada a través de la plataforma en streaming de la manzanita y que ha resultado ser toda una sorpresa. Desde el concepto de la misma, pues a pesar de ser un proyecto de época, se presenta de una forma muy moderna. Es una comedia con tintas dramáticos, pero que cuenta con un paquete gráfico muy colorido y ágil, así como la musicalización con temas que pueden acercar a públicos más jóvenes. El tono y narrativa son divertidos pero al mismo tiempo reflexivos. La actuación de Hailee Steinfield como la famosa poeta es perfecta, así como la de Toby Huss, quien interpreta al padre de Emily y con quien tuve la oportunidad de platicar hace unos días de esta segunda temporada y lo que representa para él formar parte de un proyecto en el que se pone sobre la mesa el camino que ha tenido que construir la mujer a lo largo de los años para llegar hasta donde estamos ahora (con todo y que aún queda mucho por construir en la denominada era del “me too”).

Lo único que me apena mucho de esta serie y que lo viví con la grandiosa cinta Palmer hace unas semanas, es que siento que la plataforma y por lo tanto su contenido, aún no termina de llegar a la gente, porque a pesar de que yo recomiendo estos contenidos como lo hice en su momento con The Morning Show, y próximamente lo haré con Servant, pareciera que estas maravillosas producciones se están quedando rezagadas en el basto universo del streaming al que solo los más pudientes tienen acceso. Es decir, todas aquellas personas que además de pagar un servicio de cable, pueden contratar por separado las plataformas digitales más populares: Netflix, Amazon Prime Video, Disney Plus y Apple TV+. Algo tiene que suceder para que se empiecen a crear combos que te incluyan todas estas plataformas juntas a un precio razonable para el grueso de la población, porque vaya que todas traen tantos contenidos increíbles que vale la pena que todo el mundo acceda a ellos.

Por Linet Puente

hmm


Compartir