Santander verde

En 2030 va restringir los servicios financieros a clientes de generación eléctrica cuyos ingresos dependan en más de 10% del carbón térmico

Santander verde
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

Pocas cosas van a funcionar para combatir el cambio climático y reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) si no ocurren como parte de un comportamiento colectivo que obligue a dejar de utilizar fuentes de energía contaminantes.

Este comportamiento tiene que operar como un cerco que obligue a quienes funcionan dentro de ciclos contaminantes a modificar sus hábitos. En pocas palabras: seguir siendo contaminante debe volverse inaceptable.

Un paso importante en la industria financiera lo dio ayer Santander, el banco que preside Ana Botín y en México dirige Héctor Grisi. El banco anunció que en 2030 dejará de dar servicios financieros a clientes de generación eléctrica cuyas ventas provenientes de generación por carbón excedan diez por ciento, y que eliminará, también en ese año, toda exposición a minería de carbón. El banco dijo que a más tardar en 2050 toda su operación será neta de emisiones de carbono. 

Santander también dijo que a más tardar en siete meses añadirá otros sectores que deben descarbonizarse y a los que aplicará también políticas acordes a sus objetivos sustentables. Estos sectores incluyen transporte, minería, gas, petróleo, y metalurgia.

¿Qué es lo que ocurrirá? Que paulatinamente este banco global empezará a solicitar que los clientes que financia y las entidades con las que hace banca —captación y financiamiento—, deberán probarle que son verdes y que se comprometen con los compromisos del Acuerdo de París. En la medida en que no cumplan el banco se desvinculará de ellos. 

Otros bancos enormes, como Bank of America o Deutsche Bank, han anunciado bolsas de cientos de miles de millones de dólares para financiar proyectos sustentables. No obstante, hasta el año pasado se estimaba que sólo 35 por ciento de los bancos europeos grandes había alineado sus estrategias corporativas para vincularlas a los objetivos del Acuerdo de París, según una investigación de Share Action.

En la clasificación más reciente, tanto BBVA como de Credit Suisse, aparecen con mal puntaje, operando como si nada; mientras que Santander ya ha dado un brinco hacia el grupo de bancos que ya empatan sus estrategias al Acuerdo de París.

¿Tendrá potencia lo anunciado por Santander para combatir el cambio climático? Ana Botín lo puso en perspectiva: “El cambio climático es una emergencia global. Somos uno de los mayores bancos del mundo, con 148 millones de clientes”. O sea, sí.

LUIS NIÑO Y LA ABM

Ayer el presidente de los banqueros desmenuzó los datos de los créditos para diciembre de 2020: la demanda de crédito de las compañías cayó 2.2 por ciento; mientras que la de las de pequeñas y medianas empresas bajó 6.5 por ciento; y la de crédito al consumo disminuyó 7.2 por ciento. Luis Niño dijo que la banca tiene disponibles 1.4 billones de pesos para dar a crédito.

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

avh 


Compartir