De la diversificación y otras historias

Las acciones propuestas por CFE son las mismas que el gobierno anterior, crear un almacenamiento en México de gas natural que nos permita estar preparados

De la diversificación y otras historias
Jorge Lavalle / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

Aún se desconoce qué pasó el 28 de diciembre de 2020 con el Sistema Nacional Integrado (redes de transmisión y distribución diferentes a las de las Baja Californias) para permitir un apagón en gran parte del país. Ahora del 15 al 19 de febrero de 2021 se tienen interrupciones de suministro nuevamente, pero ¿a qué se deben estas interrupciones? ¿se pudo haber evitado? ¿cuál es su costo?

Desde el 9 de febrero un Vortex Polar cubrió el centro de EU, trayendo temperaturas inferiores a los -10° C, incrementando la demanda eléctrica, gas natural y otros combustibles para calefacción, y con ello sus precios en cientos de poblaciones; el gas natural llegó a los 600 USD/MMBtu. El 11 de febrero el Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT) avisó que, por las inusuales bajas temperaturas, se registraría un aumento de la demanda eléctrica histórica desde la mañana del 15 de febrero; asimismo, diseñó un plan de prelación para el uso del gas natural dejando al final al consumo industrial. Consecuentemente en esta última fecha, dejaron de operar varios generadores, algunas eólicas se congelaron y pozos se paralizaron, para el 16 de febrero el gas natural alcanzó 1,000 USD/MMBtu, normalmente el precio es menor de 2 USD/MMBtu.

En México, el 13 de febrero el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) anunció que las Centrales Eléctricas de CFE no contaban con más gas, al no continuar sus compras por los altos precios. Al día 15, la indisponibilidad impactó en los estados de Tamaulipas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León y Zacatecas, afectando a 4.7 millones de usuarios (alrededor de 20 millones de personas). Desde el 15 el CENACE ha tratado de reestablecer el suministro, realizando apagones programados y habilitando las centrales más ineficientes.

Tanto en EU como en México, los sistemas no estaban preparados para afrontar una contingencia de esa magnitud. El costo estimado por CFE es de 20 mil millones de pesos. Las acciones propuestas por CFE son las mismas que el gobierno anterior, crear un almacenamiento en México de gas natural que nos permita estar preparados.

Una última pregunta es: ¿las acciones del gobierno permiten evitar nuevos apagones bajo las mismas circunstancias? Una opinión que abona es la de la COFECE sobre la Iniciativa de Reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, donde señala que elimina la competencia, incrementa los subsidios y desincentiva proyectos limpios; es decir, nos deja más expuestos a la disponibilidad de los combustibles importados, cuando podemos realizar el fracking en México y generar más electricidad a partir de renovables, sin pasar la aduana.

Por Jorge Lavalle
Socio de Accuracy Legal and Consulting
@jlavallemaury jlm@accuracy.com.mx

hmm


Compartir