TRES EN RAYA

Tatiana no entiende que no entiende

Tatiana Clouthier, secretaria de Economía federal y licenciada en Lengua y Literatura Inglesas, debería entender en inglés —o de perdida en español—

OPINIÓN

·
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México

Tatiana Clouthier, secretaria de Economía federal y licenciada en Lengua y Literatura Inglesas, debería entender en inglés —o de perdida en español— que no será con represalias comerciales como ayudará a impulsar al país.

Mas su propuesta de “defensa” de la industria regional es con base en estas, principalmente destinadas al gobierno y a empresas estadounidenses. Las represalias, como las autoridades mexicanas les han llamado, son un desacierto en el ámbito legal (máxime en el marco del T-MEC), además de que muestran desconocimiento y desesperación. Este tratado y otros instrumentos comerciales permiten mecanismos para protestar y no dejar que prosperen ciertas acciones por parte de los distintos socios; las represalias comerciales no están entre ellos.

La ley “Build Back Better”, aprobada el pasado 19 de noviembre en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, y que será votada en el Senado el 13 de diciembre, contempla créditos fiscales para la producción nacional de vehículos eléctricos, esto es, busca dar un incentivo para mejorar la economía de ese país y al mismo tiempo que los coches sean menos contaminantes.

Esa iniciativa de dar un crédito fiscal de 12,500 USD por la adquisición de vehículos eléctricos ensamblados en Estados Unidos y con criterios de contenido doméstico mínimo, además de un apoyo de 500 USD por baterías eléctricas fabricadas en Estados Unidos, deberían ser un ejemplo de cómo apoyar la industria automotriz en nuestro país, y no cómo tratar de impedir algo que no pueden hacer.

En la SE deberían estarse preguntando cómo insertarse en una parte de ese esquema de producción para que, a pesar de no recibir directamente esos apoyos monetarios para sus ensambladores, sí se fomente la atracción de etapas del proceso de producción de autopartes que se hagan en México. El gobierno mexicano olvida que ensamblados con ‘contenido doméstico mínimo’ es sinónimo de que muchas partes pueden ser hechas en otros países, y México podría ser una de esas naciones.

Dicho lo anterior, poner represalias comerciales ¡es una franca invitación a que esos componentes, y otros productos o inversiones no se realicen en nuestro país!

La propuesta estadounidense propone que a partir del 2027 solo los vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos podrán ser elegibles para esos créditos fiscales pero, insisto, cuyo ensamblaje sea 50% estadounidense; el otro 50% debería ser mexicano. ¿Está abocada Tatiana Clouthier a ello? ¿Los procesos productivos alentados por la administración federal para el sector administrativo impulsan el uso de energías limpias? Apuesto que la respuesta a ambas preguntas es un “no”.

La "tía Tatis" olvida, no conoce, o no desea averiguar que cada dólar de inversión extranjera directa se puede traducir en una producción de 180 a 200 dólares en la economía receptora; y que cada dólar invertido se asocia con dos dólares de exportaciones adicionales.

Momento de incentivar la IED (no los bonos de inversión) y buscar con ello que la producción en México se fortalezca. Con ello exportar más como país y beneficiar a los trabajadores mexicanos. En lugar de ponerse en modo belicoso, la Secretaria de Economía debe hacer ver a Andrés Manuel López Obrador y a Manuel Bartlett el gran desatino que significa la reforma energética. La objeción al director de la CFE por parte de Clouthier debe ser de entrada por los costos económicos que significará dicha reforma en los ámbitos de los que ella es responsable.

Hasta la misma Unión Europea ha externado su temor por la propuesta de la reforma energética. El concentrar en el Estado la potestad para gestionar los recursos energéticos del país es reducir las capacidades del sector privado y la ciudadanía en general, para abastecerse de energía de forma independiente. Más de 13 mil millones de dólares son aportados por empresas europeas que se dedican a las energías limpias en nuestro país. Esto es, los ahorros por utilizar energía limpia son más de esa cantidad, además de los trabajos generados; un círculo virtuoso que la 4T trata de dinamitar con la contaminante y anacrónica propuesta.

"Tía Tatis" compartió en Twitter que trabaja por la patria. Si de verdad quiere hacerlo, debe buscar las formas de impulsar la producción nacional con energías limpias, con certidumbre jurídica y no con propuestas contaminantes. Debe hacerlo consiguiendo que las cadenas de valor se mantengan y aumenten en nuestro país.

POR VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM
@MALOGUZMANVERO

MAAZ