COLUMNA INVITADA

COP26 y la neutralidad de carbono

La COP se refiere a la “Conferencia de las Partes”, la conferencia sobre calentamiento global organizada por la ONU

OPINIÓN

·
Pablo David Necoechea Porras / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

La COP se refiere a la “Conferencia de las Partes”, la conferencia sobre calentamiento global organizada por la ONU. Las “Partes” se refieren a los más de 190 países que accedieron a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992. Este año es la vigésima sexta ocasión que se celebra la convención, de ahí el nombre COP26.

Una de las preocupaciones más importantes a las que se enfrenta nuestro mundo hoy en día es el cambio climático. Como resultado del continuo aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el 2020 fue uno de los tres años más calurosos de los que se tiene constancia, y el calor de los océanos está en niveles récord.

Por si eso fuera poco, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (AIE), las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) alcanzarán un récord para 2023. En la COP26, celebrada en Glasgow, Escocia, se reunieron más de 190 países, y más de 120 presidentes; esta cumbre fue considerada como un momento clave en los esfuerzos globales para enfrentar las amenazas y riesgos asociados al cambio climático.

El objetivo de la COP26 fue avanzar con el cumplimento del Acuerdo de París firmado en 2015, en la que las Partes se comprometieron a que la temperatura del planeta no aumente más de los 1.5 °C a final del siglo, esto para evitar los impactos climáticos catastróficos que estamos viviendo como consecuencia del cambio climático.

Para lograr esta meta es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que provocan el calentamiento global, en al menos al 50% al 2030 y que sean emisiones cero netas (Net Zero) al 2050, es decir, todo los GEI que emitamos tiene que ser neutralizado, absorbido por los bosques o capturado por medio de tecnología. La neutralidad del carbono es descrita por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) como una condición de equilibrio entre la cantidad de carbono emitida a la atmósfera y la cantidad recuperada de ella.

De cara al 2050, los científicos han declarado que la neutralidad de carbono es fundamental para lograr una sociedad sostenible con ecosistemas prósperos, personas sanas y una economía sostenible.

La estrategia Net Zero es un ejemplo de cómo tomar medidas concretas a partir de hoy es fundamental para ponerse en camino hacia la neutralidad del carbono y mejorar el impacto medioambiental. Esta estrategia moviliza a los gobiernos, a las empresas y a la sociedad civil para lograr la neutralidad del carbono lo antes posible, así como la promoción de las energías renovables para descarbonizar la matriz energética global.

Es imperativo lograr la neutralidad del carbono para mantener la temperatura global bajo control y evitar que el carbono atmosférico se acumule hasta el punto de que el cambio climático sea irreversible. Por ello, reducir las emisiones de GEI en términos absolutos es la estrategia más eficaz para reducir el riesgo.

En la COP26, el mundo centró estrategias y objetivos para que las naciones alcancen la neutralidad del carbono lo más pronto posible, pero en un rango de tiempo dependiendo la madurez de acción climática de cada país. Para que esto ocurra, la acción climática debe aumentar y también debe existir un compromiso social y empresarial para que podamos mitigar nuestro impacto ambiental.

Hasta ahora, solo 65 países han anunciado objetivos nacionales Net Zero, de entre los más de 190 países que se han adherido a la COP. Solo pocas legislaciones nacionales han reforzado sus políticas públicas para armonizar y alinear sus política ambientales y energéticas a la neutralidad de carbono. Respecto al sector privado y de acuerdo con expertos, solo el 21% de las dos mil empresas públicas más grandes del mundo han declarado su ambición de alcanzar la neutralidad en carbono.

El camino a la neutralidad de carbono aún es largo y la mayoría de los países y empresas no disponen actualmente de estrategias concretas para alcanzarlo. Sin embargo, posiblemente presenciamos la última generación para reducir el impacto del cambio climático. Por lo que, debemos considerar el acelerar esfuerzos políticos y empresariales en materia de clima si queremos evitar consecuencias devastadoras para la humanidad.

POR PABLO DAVID NECOECHEA PORRAS

EXPERTO EN ESG Y SUSTENTABILIDAD

MAAZ