COLUMNA INVITADA

El consumidor (el pueblo) ¿está a cargo?

Anclarse a él como melancolía es mejor que lo incierto del futuro, sobre todo en tiempos en los que #omicron o la nueva variante por venir cambian nuestros planes sin dejarnos suspirar

OPINIÓN

·
Óscar Sandoval / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Huimos para que nos alcance porque como los niños y adolescentes, creemos que “ser grandes” es mejor. Lo más difícil en estos tiempos en negocios o en política es hacerlo: vender productos, servicios o un “mejor” gobierno; ante ideas preconcebidas sobre las cuales las personas tenemos un attachment emocional. Hubo un tiempo en el que el futuro se veía más promisorio, hoy ese papel lo toma el pasado y no necesariamente aquel en el que construimos la vida económica que disfrutamos hoy.

Anclarse a él como melancolía es mejor que lo incierto del futuro, sobre todo en tiempos en los que #ómicron o la nueva variante por venir cambian nuestros planes sin dejarnos suspirar.

Ahí es en donde estamos atorados. Si no, pregúntenle al presidente y su extraordinaria forma de comunicar. No coincido con quien dice que le habla a un sector específico, y que esos son mayoría, porque aún entre quienes no son su mercado “natural” o que lejos de recibir los beneficios de la #4T, paga las consecuencias, tiene aprobación.

El rango entre 60 y 70 por ciento no necesariamente excluye a quienes, entre otras cosas, ofende porque insisto: “dice cosas” (la ejecución real en política es otra cosa) con las que es imposible estar en desacuerdo.

O, pregúntenle a Carlos Salazar del CCE con su obsesionada forma de hablarle solo a unos, los suyos; que “dice cosas” con las que de forma automática estamos en desacuerdo no por ausencia de razón, sino porque para coincidir con él tenemos que conocer técnicamente los temas y eso implica un proceso de análisis para el que no tenemos tiempo, ganas o no fuimos a la universidad en donde enseñan a pensar así y que, en el caso mexicano, hoy, por diseño, están explotando. Fue el ITAM, luego la UNAM y ahora el CIDE.

No es solo eso. Cuando observamos el sector “emprendedor” vemos que quienes mayoritariamente tienen éxito en esa tarea, son quienes rescatan el pasado, por ejemplo, a partir de elementos de identidad de las comunidades.

El error del sector empresarial es que están poniendo sus intereses sobre los del consumidor y eso, como el “beso en la boca”, es cosa del pasado.

“Olvídense de seguir las órdenes de su CEO, los consumidores están a cargo de su marca (…) están definiendo y manejando las tendencias” señala categórico el Reporte 2022 de Tendencias en Redes Sociales de HubSpot y Talkwalker. Suma que la comunicación debe ser emocional e inspirar (vaya y vea los videos de ayer del Zócalo).

El reporte agrega que, si bien los llamados bots son en ocasiones útiles para perpetuar las fake news online, también la falta de atención es el factor más importante detrás del 51% de la información errónea compartida en redes sociales.

¿Qué fue primero el huevo o la gallina? ¿Un dictamen mañanero o un ciudadano mal informado? Al inicio de la pandemia comentábamos que los humanos nos habíamos convertido en la bomba en esta “guerra” sanitaria; lo somos también en opinión y la opinión hoy, insisto, construye dictaduras, aunque estas no sean eternas.

POR ÓSCAR SANDOVAL SAENZ
CONSULTOR, SOCIO DE 27 PIVOT
OSANDOVALSAENZ@27PIVOT.COM
@OSANDOVALSAENZ

PAL