ACCESO LIBRE

¿Ir por Peña? ¿Por Calderón?

Al hablar por única ocasión del caso Lozoya durante esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio un espaldarazo público al fiscal Alejandro Gertz Manero

OPINIÓN

·
Carlos Zúñiga / Acceso Libre / Opinión El Heraldo de México

Al hablar por única ocasión del caso Lozoya durante esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio un espaldarazo público al fiscal Alejandro Gertz Manero, luego de los reclamos en privado, y en una frase trazó la ruta a seguir en las siguientes semanas. “Creo que se debe castigar a todos los responsables de recibir sobornos, fue muy lamentable que en el caso de Odebrecht en todos los países se castigó a todos los funcionarios corruptos, menos en México, se tapó el asunto”. 

Con ello la Fiscalía General de la República se prepara para acelerar los procesos a partir de la denuncia que Emilio Lozoya presentó en agosto del año pasado contra 17 personas.  

¿Contra quienes procederá? Hay una muralla de realidad entre aquellos personajes realmente procesables y los que desean ver en la cárcel.  

Lozoya acusó a un grupo de personas suculentos para la opinión pública, inculpándolos de delitos que en el imaginario corresponden a la trama más corrupta de los últimos años, pero no ha aportado pruebas que avalen lo que mencionó en ese documento de más de 60 páginas. Mencionó a Carlos Salinas de Gortari, a Enrique Peña Nieto, a Felipe Calderón, a Luis Videgaray, Ricardo Anaya, José Antonio Meade, Francisco Domínguez, Ernesto Cordero, David Penchyna, Francisco García Cabeza de Vaca, Salvador Vega Casillas; mencionó a funcionarios menores que podrían ser útiles en una trama de apoyo a los políticos e incluyó venganzas personales, como la difamación contra la periodista Lourdes Mendoza. Ya sabemos qué derivó de ese episodio. 

Independientemente de los amagos judiciales que puedan surgir, de esa lista, hay personas contra quienes no se procederá, por los pactos que hasta ahora están vigentes. Por ejemplo, contra Meade. López Obrador sigue agradeciéndole que apenas minutos después del cierre de casillas el 1 de julio de 2018, el priista le haya reconocido el triunfo. O contra el exgobernador queretano Pancho Domínguez, a quien ha distinguido como buen gobernador e incluso, lo ha animado a buscar la dirigencia nacional del PAN. 

Con los expresidentes, hay consideraciones distintas. A Peña Nieto se le amagó para que cesara sus frívolas apariciones en público. Recientemente se filtró que la FGR tiene ya un expediente con acusaciones graves. Y saben que frente a Carlos Salinas es difícil actuar. Pero el encono contra Felipe Calderón es distinto. Cercanos han confirmado varias veces la intención de López Obrador de ver a su adversario en la cárcel. Para ello ha pedido que se le investigue minuciosamente, sobre todo en los temas energéticos, pero no han encontrado nada que lo incrimine. 

Por lo tanto, será otro nivel de personajes los que podrían acompañar a Lozoya en la cárcel. Con un fiscal enfermo, que despacha muchas veces desde su casa y que tiene pocas comparecencias públicas, los deseos de los votantes de Morena de ver castigada la desbordada corrupción de la pasada administración quizá queden cortos. A menos que los cálculos políticos sean otros.   

POR CARLOS ZÚÑIGA PÉREZ

COLUMNISTA

@CARLOSZUP 

MAAZ