COLUMNA INVITADA

México no figuró en el G20

AMLO se niega a ir a las cumbres internacionales, y con ello daña la postura del país ante el mundo

OPINIÓN

·
Mariana Gómez del Campo / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

La reunión del G20 es una de las cumbres internacionales más importantes ya que congrega a los líderes de las 20 economías más grandes del mundo para coordinar esfuerzos en respuesta a las crisis actuales. En esta ocasión, la reunión se llevó a cabo en Roma, Italia, se discutieron los avances en el combate contra la pandemia y el cambio climático además de posibles mecanismos para impulsar el crecimiento de los países en desarrollo.

En el combate contra el coronavirus, los países miembros del G20 acordaron impulsar una mejor y mayor producción y distribución de vacunas contra el COVID-19 a fin de lograr que se inmunice al menos al 40% de la población mundial para finales de 2021 y 70% para el 2022. Asimismo, los líderes presentes reiteraron su compromiso de limitar la emisión de gases de efecto invernadero para mantener los niveles de calentamiento global por debajo de un incremento de 1.5 grados centígrados. El objetivo es lograr que las economías más desarrolladas y responsables por el 80% de los contaminantes logren la ‘neutralidad de carbón’ para el año 2050 y así revertir la tendencia en las inundaciones, incendios y el clima radical que hoy afecta a millones. 

Lamentablemente, López Obrador se niega a ir a las cumbres internacionales, quizás porque está consciente que no está a la altura y poco aportaría a la reunión. Su actuar, daña la postura de México ante el mundo pues cedemos espacios, abandonamos la conversación y somos relegados a la periferia pues la ausencia de un jefe de Estado deja a nuestro país sin un lugar en la discusión. Por otra parte es hipócrita y humillante la exigencia de nuestro Secretario de Relaciones Exteriores de comprometer a los países más desarrollados a invertir 100 mil millones de dólares en energías renovables, cuando el gobierno actual propone una reforma constitucional a la industria energética que impulsa el carbón y el petróleo en México.

El mundo está cambiando y México se está perdiendo de una oportunidad única en generaciones para incidir en los acuerdos internacionales que transformarán las decisiones globales durante décadas. Lamentablemente tenemos a un presidente incompetente y desapegado; que no sabe, no quiere y no le interesa participar en éstas reuniones condenando así a nuestro país a la irrelevancia de la realidad mundial. No debemos permitir que se pierdan estas oportunidades, porque la realidad es que lo que pasa en el mundo nos afecta a todos, la promoción del multilateralismo va más allá de la mínima agenda de este gobierno centrada en ayudar y legitimar dictaduras.

POR MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO 

SECRETARIA DE ASUNTOS INTERNACIONALES DEL CEN DEL PAN

@MARIANAGC 

MAAZ