El virus de la desigualdad

La crisis hoy tiene dos caras: por un lado 40 millones de personas que perdieron su empleo; por el otro, la riqueza de los multimillonarios creció

El virus de la desigualdad
Hernán Gómez Bruera / Fuera de Tono / Opinión El Heraldo de México

La pandemia no sólo ha caído como una maldición sobre un mundo lleno de desigualdades. También las está profundizando de una manera alarmante, como lo muestra el reciente estudio de OxfamEl virus de la desigualdad

En marzo del año pasado, los mercados bursátiles de todo el mundo sufrieron su peor caída en un siglo, luego de una crisis tan sólo comparable a la Gran Depresión. 

Pero una vez más, el sector público salió a salvarlos. Los bancos centrales tomaron medidas drásticas, inyectando miles de millones de dólares para evitar el colapso de los mercados. 

Con ello, en tan sólo nueve meses, las mil personas más ricas del mundo lograron recuperar toda la riqueza perdida desde que inició la pandemia. Mientras la economía real sufre su mayor depresión, los grandes mercados han sido rescatados siguiendo la ya conocida máxima de que son demasiado grandes para quebrar.

La crisis hoy tiene dos caras: por un lado, el número de personas que viven con menos de 5.5 dólares al día podría haberse incrementado ya entre 200 y 500 millones. En América Latina, 40 millones perdieron su empleo y 52 millones tenían probabilidades de acabar en pobreza.

Por el otro, la riqueza de los multimillonarios ha experimentado un crecimiento enorme en todo el planeta. La fortuna de las 10 personas más ricas del mundo, por ejemplo, creció en 540 mil millones de dólares, mientras solamente tres de las 50 más adineradas han visto disminuida su fortuna. 

América Latina no es muy distinta. Luego del desplome de los mercados, la riqueza conjunta de los mil millonarios de la región aumentó 17 por ciento entre marzo y julio. 

El estudio de Oxfam cita datos verdaderamente impactantes. Menciona, por ejemplo, que, en EU, en el segundo trimestre de 2019, las 25 mayores empresas estaban en camino de aumentar sus beneficios en 11 por ciento respecto al año anterior, mientras las previsiones apuntaban a que las pequeñas empresas perderían más de 85 por ciento de los mismos.

Para septiembre, Jeff Bezos, por entonces el hombre más rico del mundo, podría haber pagado de su bolsillo, a cada uno de los 876 mil empleados de Amazon, un bono de 105 mil dólares tan sólo con la fortuna personal que acumuló en los seis meses previos.

El estudio aborda también hasta qué punto la crisis que hoy estamos viviendo devela el abandono crónico de los sistemas de salud públicos, especialmente en lo que respecta a las personas en situación de pobreza. 

En 2019, por ejemplo, tan sólo los líderes de 10 por ciento de los países del mundo habían demostrado algún tipo de compromiso con la inversión en la lucha contra la amenaza de enfermedades epidémicas. No es sorprendente que casi ninguna nación haya estado preparada para esta crisis sanitaria. 

El estudio llega a una conclusión contundente: lo que está matando a las personas no es tan sólo esta enfermedad, sino la injusticia social. Léalo usted mismo: shorturl.at/pwxEK

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA
HERNANFGB@GMAIL.COM
@HERNANGOMEZB


Compartir