Las vacunas en el 2021

Ayer se anunció que se autorizará a gobiernos estatales y empresas adquirir las dosis que requieran

Las vacunas en el 2021
Carlos Zuñiga/ Acceso Libre/ Opinión El Heraldo de México

El plan de vacunación del gobierno de la 4T parecía destinado a convertirse en otro fracaso, como lo ha sido el manejo de la pandemia por COVID-19. Mañana se cumple un mes de que la primera mexicana fue inmunizada y desde entonces, el proyecto presentado comenzó a sufrir modificaciones. También surgieron denuncias. Se documentó que personas que no se encontraban en la primera línea de combate habían sido inmunizadas. Directores de hospitales, políticos, especialistas que se saltaron la fila y más recientemente, personas que siempre han aplaudido al actual gobierno recibieron su dosis. Hasta se robaron unos frascos de un hospital del ISSSTE, en Morelos. Las cosas no estaban resultando. La directora del plan de vacunación renunció.

Hubo una postura inflexible de Andrés Manuel López Obrador para que los gobierno estatales, municipales o empresas pudieran hacer gestiones para comprar la vacuna. Todavía el jueves, Hugo López-Gatell decía que permitir a las entidades adquirir y suministrarlas no era conveniente porque “podría generar un desorden y mermar los esfuerzos del plan de vacunación nacional”. Pero las cosas cambiaron, justo cuando al presidente y a su partido se le acusaba del uso político de la vacuna, al conformar brigadas que lo mismo servirían para entregar dádivas que para inocular. Ayer anunció que se autorizará a gobierno estatales y empresas adquirir las dosis que requieran, siempre y cuando tengan las autorizaciones sanitarias correspondientes, además de mostrar los contratos con las farmacéuticas.

Nuevo León podría ser el primer estado que pueda recibir vacunas. A través de una empresa dirigida por el veracruzano Alejandro Cossío, se dio la intermediación para que la rusa Sputnik V pueda llegar al estado. Hay la disponibilidad de que dos millones de vacunas sean embarcadas y arriben al estado en los primeros días de febrero. La venta se haría a un fideicomiso conformado entre el gobierno y la iniciativa privada, es decir, sería un acuerdo entre particulares.

Aquí es donde el mercado podría introducir sus riesgos. El gobierno del estado no ha aclarado si la Sputnik V se suministrará gratuitamente o se pondrá a la venta. Según el empresario, de tomarse la segunda opción, cualquier ciudadano podría ir a una farmacia y pagar alrededor de 700 pesos por cada dosis. No se sabe cuánto pagarían por el primer lote, pero como cualquier mercancía, si no hay un comprador, se le buscará otro.

Los gobernadores aliancistas, que tantas veces pidieron comprar vacunas por su cuenta, ahora ven con desconfianza el anuncio del gobierno federal.

De concretarse la posibilidad de que gobiernos locales puedan adquirirlas, además de las ganancias para grandes consorcios farmacéuticos e intermediarios, habrá una competencia por quién vacuna mejor. Y en tiempos electorales, esa puede ser una estrategia muy riesgosa.

Ojalá y el gobierno federal haya entendido que por sí solo, inmunizar a los más de 120 millones de mexicanos sería imposible en un tiempo razonable. Ojalá las entidades que tengan dinero para comprar vacunas se vean en ese espejo. Ojalá y no quieran ganar votos fáciles. Con más de 150 mil mexicanos muertos por la pandemia, sería imperdonable.

POR CARLOS ZÚÑIGA
CARLOSZUNIGAPEREZ@GMAIL.COM
@CARLOSZUP

Si necesitas asesoría en cuanto a pruebas para la detección de COVID-19, envía un WhatsApp a JLN Labs (55 3026 0609) y agenda tu cita para que te visiten a domicilio y te hagan la prueba.


Compartir