El monopolio social

Recientemente, la red social WhatsApp, propiedad del gigante de las redes sociales, Facebook, anunció una serie de cambios en sus condiciones de uso y política de privacidad para sus más de dos mil millones de usuarios, entre los que destacan

El monopolio social
Azul Etcheverry / Claraboya / Opinión El Heraldo de Méxic

Recientemente, la red social WhatsApp, propiedad del gigante de las redes sociales, Facebook, anunció una serie de cambios en sus condiciones de uso y política de privacidad para sus más de dos mil millones de usuarios, entre los que destacan: el acceso de Facebook a tu nombre, número telefónico, transacciones realizadas, ubicación, contactos asociados, etc. para, de acuerdo a esa empresa, mejorar los servicios y experiencia dentro de la aplicación, así como una estandarización de la publicidad que se recibe del grupo de aplicaciones móviles, las cuales también incluyen Instagram.

Ahora, WhatsApp seguirá sin tener acceso a los mensajes que se envían pero sí a los patrones de uso que se le de a la aplicación y los enlaces que se usen desde esa plataforma en conjunto con la posibilidad eventual de poder realizar pagos por ese medio. 

Esto supone una decisión arriesgada para la empresa considerando los antecedentes recientes respecto a las acusaciones por prácticas monopólicas de mercado y de violación a la protección de datos personales de sus usuarios.

No por nada la Comisión Federal de Comercio de los EE.UU. en colaboración con 48 estados de ese país acusaron a Facebook de mantener un monopolio que afecta la competencia al adquirir a sus rivales.

Entre sus demandas está la desinversión de activos y/o la reconstrucción de negocios, lo que implicaría deshacerse de Instagram y WhatsApp.

Además, todo esto trae a la memoria el escrutinio y la mayor multa jamás impuesta a una empresa a una empresa, por la filtración de datos de 50 millones de usuarios de Facebook por la empresa Cambridge Analytica, sin su aprobación. Esa consultora fundada en 2013 que recopila datos para la elaboración de campañas publicitarias y políticas especializada. 

Con estos datos habría generado anuncios políticos enfocados en fortalecer la campaña presidencial de Donald Trump, que de acuerdo con la Comisión Electoral Federal, contrató los servicios de la consultora por más de 6 millones de dólares.

Sin duda, la regulación y protección digital debe convertirse en una prioridad internacional en vísperas del salto generacional que está ocurriendo. Con los nuevos lineamientos que está imponiendo WhatsApp a sus usuarios se podría incentivar nuevamente el uso de esquemas indebidos de datos, particularmente el usuarios gubernamentales y privados que comparten información sensible o confidencial.

Se trata de un llamado a la conciencia para los migrantes y nativos digitales. Desde las generaciones mayores que comparten algunos aspectos personales a través de estos medios, hasta los más jóvenes, que desarrollan a través de estas plataformas su forma de vida.

El ser humano significa que se es persuasible en todo momento. Si bien las redes sociales han enriquecido nuestro mundo, también han dejado de ser esos espacios en las que todas las ideas convergen para derivarse en entes que destruyen democracias y demeritan sociedades.

POR AZUL ETCHEVERRY
AETCHEVERRYARANDA@GMAIL.COM 
@AZULETCHEVERRY


Compartir