Las mañaneras: propaganda ilegal

Si el INE y el Tribunal no establecen claramente los límites, gobernadores harán lo mismo que el Presidente

Las mañaneras: propaganda ilegal
Arturo Sanchez Gutierrez./ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

En los días de campaña electoral la constitución prohíbe que los tres órganos de gobierno difundan todo tipo de propaganda gubernamental. Así de simple y así deberá ocurrir a partir del 4 de abril, cuando inicien las campañas federales. Este no es un capricho de ninguna autoridad. Es el resultado de una lucha por garantizar la equidad en la competencia, para que los mensajes de los gobiernos no influyan en las preferencias electorales. Podría alegarse que esa disposición limita la libertad de expresión, pero los legisladores optaron por este camino para privilegiar la equidad en los comicios. Así lo demandaron muchos de los que ahora gobiernan y llegaron ahí bajo esas reglas.

La pregunta entonces es si las mañaneras constituyen propaganda electoral o no. En mi opinión, evidentemente se trata de propaganda. Además, guste o no, es propaganda legítima que todo gobierno tratará de difundir para exaltar sus logros y avances. En las mañaneras no solo se informa. Se insiste, día tras día, que “vamos bien”, que “estamos avanzando”, se presume que la vacunación camina en orden o que en este gobierno no hay privilegios como “antes”. En un extremo, el presidente criticó a los partidos de oposición que se unen en contra de su proyecto, y desacredita públicamente a los que llama sus adversarios. En buen español, las mañaneras son un instrumento de la Comunicación Social de la Presidencia para hacer propaganda política, en uso de la libertad de expresión del gobierno.

Por lo anterior, durante el tiempo que duran las campañas electorales, las mañaneras no deberán transmitirse íntegramente en los medios de comunicación. Es responsabilidad del INE hacer que las autoridades, empezando por el Presidente, cumpla la ley. Evitar la transmisión integra de las conferencias de prensa no quiere decir que no se realicen, solo que no se difundan, aunque los medios de comunicación podrán informar sobre lo que diga el presidente y citar sus dichos en viva voz. ¿Es esto mucho pedir en aras de la equidad en la competencia electoral?

Los consejeros electorales del INE tienen una altísima responsabilidad de emitir los lineamientos que garanticen la equidad. Los magistrados del Tribunal Electoral tienen la misma responsabilidad, por el bien de nuestra democracia y para fortalecer la legitimidad de quienes serán electos el próximo 6 de junio. Evidentemente MORENA se opone por una simple razón: buscan que las mañaneras formen parte de su propaganda, sin costo y alevosamente. Morena puede hablar bien del gobierno, pero a su costa. Lo oposición puede hablar mal del gobierno, también bajo su responsabilidad. El elector es el que debe decidir libremente, sin que el Presidente trate de conformar su opinión. Si el INE y el Tribunal no establecen claramente los límites, no sorprenderá que gobernadores, presidentes municipales y funcionarios públicos de cualquier partido, hagan lo mismo que el Presidente insiste en hacer, y entonces nadie podría evitar la violación a la Constitución.

POR ARTURO SÁNCHEZ
PROFESOR INVESTIGADOR, ESCUELA DE CIENCIAS SOCIALES Y GOBIERNO TECNOLÓGICO DE MONTERREY
@ARTUROSANCHEZG


Compartir