Una historia más de violencia contra la mujer

Hay que exigir y no permitir que las fiscalías olviden a mujeres que denuncian violencia

Una historia más de violencia contra la mujer
Jose Lafontaine Hamui/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

La Fisicalía de Guanjuato no investiga como es su obligación,los delitos cometidos en agravio de mujeres víctimas de violencia. El feminicidio y la violencia intrafamiliar, no son los únicos delitos que generan violencia contra la mujer.El Alto Comisionado de la ONU, señaló:“violencia contra las mujeres es todo acto que tenga o pueda tener resultado dañino, sufrimiento físico, sexual o psicológico, amenazas, coacción, privación de la libertad en la vida pública o privada del género femenino”, en Guanajuato, a sus fiscales, no les importa este tipo de violencia.

La sociedad actual presiona a las mujeres para mejorar su físico y  apariencia, incluso las impulsa a modificarla, sometiéndose a cirugías estéticas. Sugiriendo con publicidad y mercadotecnia, que así tendrán mejores oportunidades y solo así se sentirán mejor con ellas mismas; Lo anteriores aprovechado por pseudo clínicas que practican cirugías estéticas infestadas de negligencias medicas, lesionando y poniendo en peligro la vida de pacientes.

                                                                                                                                                            

La Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos: Rosendo Cantú vs México y González vs México, declaró a México culpable de graves violaciones a derechos humanos de mujeres por discriminación,omisiones y negligencia en investigaciones.A pesar que México ratificó el Pacto de San José y la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, México y en especial Guanajuato no les parece relevante, olvidan que desde 2011, el derecho convencional es obligatorio y tiene rango constitucional.

La fiscalía de Guanajuato, omite y es negligente en sus investigaciones, consiente la impunidad una clínica y su propietario, quienes han lesionado y ejercido violencia contra la mujer, poniendo en peligro sus vidas a consecuencia de cirugías estéticas plagadas de irregularidades, asistiéndose de pseudo enfermeras.  Como muestra de ello, podemos tomar del caso de “V”, una mujer que fue lesionada y denunció los hechos, inició la carpeta de investigación 71958/2020, en la agencia 6, de la región “A” en León, Guanajuato.  “V” ha solicitado a dicha fiscalía desde el mes de agosto de 2019, se realizara una inspección en los quirófanos y habitaciones de la clínica ARMONIA, para que investigue, y envíe peritos para analizar las condiciones de higiene y bacterias con las que se han contagiado diversas personas en esa clínica como“V”. No obstante los datos de prueba aportados por ella;esa fiscalía se ha negado en dos ocasiones a inspeccionar, faltando a su mandato constitucional, protegiendo a su propietario José Pedro Castro Aranda.

La clínica ARMONIA en 2015, fue suspendida y asegurada por COFEPRIS y la SECRETARÍA DE SALUD, por las condiciones sanitarias en las que operaba.

No permitamos que las fiscalías olviden a mujeres que denuncian violencia como “V”, debemos pararnos junto a ellas denunciando cualquier acto que las violente,denunciemos al poder que no las protege, no actuemos con indiferencia frente a estas violaciones contra la mujer, defender sus derechos, es proteger el futuro de México.

 

POR JOSÉ LAFONTAINE
ABOGADO
@JOSE_LAFONTAINE


Compartir