Mi deseo de Navidad

Es absolutamente criticable que AMLO no haya escuchado la voz de los empresarios en numerosas ocasiones; que les prescriba ráfagas de políticas públicas adversas

Mi deseo de Navidad
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

Esta es mi última columna del año. Tomaré vacaciones. Mi deseo para esta Navidad, en el ámbito de enfoque de este espacio, es que a partir del siguiente año México encuentre un mejor camino para sus debates económicos, financieros y empresariales. Esto implica no solo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador flexibilice sus posturas, sino también que lo hagan sus críticos. 

La pandemia exhibió las incapacidades e improvisación del gobierno, es verdad. Pero también mostró el lado más obscuro de economistas, analistas y expertos en políticas públicas que continúan insensibles ante todo lo que hace AMLO. Y esto último tiene que cambiar si aspiramos a evolucionar como sociedad democrática. De nada sirve que cada movimiento del gobierno, cada acción, por pequeña que sea, sea sujeta de descalificaciones automáticas. 

Es absolutamente criticable que AMLO no haya escuchado la voz de los empresarios en numerosas ocasiones; que les prescriba ráfagas de políticas públicas adversas; que siga sin dar certeza jurídica a la inversión; y que continúe empecinado en proyectos de dudosa rentabilidad, como su refinería. Pero no aceptar que así es, que no cambiará, y aspirar a que a punta de descalificaciones permanentes cambie, es de una estulticia doctoral. ¿Cuánto tiempo lamentarán las mentes más brillantes del país que el Aeropuerto de Texcoco no se construirá? ¿Creerán que, anclados en esa crítica, vendrá un próximo candidato en 2024 a demoler el Tren Maya o el Aeropuerto de Santa Lucía y prometerá reconstruir el aeropuerto que lamentan? 

Pienso que no queda sino ser optimistas. El descomunal desplome de la economía este año, de nueve por ciento, experimentará un moderado rebote en 2021. ¿De qué tamaño? Nunca suficiente para compensar en el corto plazo la pérdida de empleos y el cierre de negocios. Los economistas encuestados por Citibanamex cifran el regreso del PIB en un mediocre 3.5 por ciento en promedio para el próximo año y eso, claramente, no es suficiente. 

El año tiene 364 días para criticar al gobierno, pero los ciudadanos tenemos al menos uno, Navidad, para reflexionar sobre nosotros mismos. Pero si no dejamos de lado el encono que germina desde las gafas parciales con las que fuimos educados, cada día será peor. Si nos damos una oportunidad para descifrar las intenciones de quienes gobiernan es posible que sus errores y desaciertos encuentren un terreno más compasivo en el ánimo de quienes analizan, observan y critican. Además, no hay de otra: a la 4T le quedan cuatro años más. 

Quiero que 2021 sea un mejor año para todos. Que el gobierno de AMLO dé paso a más decisiones sensatas; y que, sin encono, la sociedad comprenda las motivaciones profundas de este gobierno. Es mi deseo para estas Navidades. Felicidades a todos, y nos leemos aquí en enero de 2021. 

POR CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM
WHATSAPP 56-1164-9060


Compartir