MÈDICOS

¿Nos estamos suicidando?

¡Urge integración de círculo médico!

OPINIÓN

·
Diego Alcalá Ponce / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Es sorprendente ver la indiferencia de la gente ante situaciones adversas que conllevan, muchas de las veces, graves problemas de salud y hasta la misma muerte. Desde luego que eso no significa valentía, resignación y ni siquiera cobardía, sino el resultado de un desconocimiento total de todo aquello que forma parte de nuestra vida cotidiana, como la educación familiar, el carácter, el entendimiento-vulgo sentido común-, etc., y que, al desconocerlo, nos impulsa a actuar equivocada, y hasta irresponsablemente sin medir las consecuencias. De ahí que, si no hay razonamiento y valoración de nuestros actos, los resultados son desastrosos. Sea analfabeto, incluso brillante académico, sin educación-no necesariamente académica-y sin razonamiento lógico natural, el ser humano es irracional. Esa es, lamentablemente, la“condición humana”.

¿Qué de algo nos tenemos que morir?, claro que sí, pero no por gusto o capricho de un ignorante de la vida que no sabe, ni siente, lo que dice y hace. ¿Por qué hacerle caso? Y ante la terrible situación que estamos enfrentando, no queda más que, entre quienes nos damos cuenta, aplicar medidas determinantes y sin contemplaciones como ya lo están haciendo en algunos países. Aquí no caben la política ni las torpezas de gente que con sus desplantes está agravando el problema. De seguir como vamos, hagamos cuenta, amable lector: si en promedio diario mueren entre 600 y hasta 800 personas, y si las vacunas no funcionan y no se ha encontrado el remedio definitivo, en un año más,el número de fallecidos podría ser el doble, -o el triple-y entre ellos, no es pesimismo ni fatalismo, pero cualquiera de nosotros, incluyendo a nuestra familia, sin exagerar, corremos el riesgo de pasar a formar parte de esas pandémicas estadísticas. No es cuestión de religión, de fanatismo o de política, sino de acción responsable de todos, es decir de las autoridades y de la población.Pero, ¿Cuándo? El tiempo corre…

Esta es la segunda parte del informe del CIDEA publicado por EL UNIVERSAL. – Con el resultado de esta investigación se detectó la presencia del virus en la mayoría de canales de aguas negras de la zona de Tula, así como en el suelo y las verduras que se siembran en la región. De la Torre Martínez subrayó que la irrigación de las verduras se hace por inundación, -estancada-y es en este momento en que las plantas se contaminan, en este caso se tiene a la lechuga, coliflor y cilantro, en este último se ha encontrado la presencia del virus.

En una segunda etapa de la investigación se tenía proyectado conocer el tiempo de vida del virus en las aguas y plantas, así como su capacidad de contagio, sin embargo, la cancelación de los fideicomisos donde se encuentran estas investigaciones podría originar que estos trabajos se detengan. Indicó que el gobierno del estado ha señalado que debe esperar para saber cómo terminará este tema, o de lo contrario buscar alternativas para que puedan seguir con el trabajo. El hecho que se terminara con los fideicomisos, dijo, es un grave problema, ya que podrían afectarse todas las investigaciones, así como la formación de nuevos talentos necesarios para el desarrollo del país. Hasta aquí esta valiosa información.

Así como esta importante investigación deben hacerse muchas más sobre todo aquello que tiene que ver con nuestra salud, y más ahora que se ha demostrado que en ese aspecto nos falta mucho por hacer todavía.

Bien por el Lic. Zoé Robledo Aburto, director del IMSS al decir que se “cortó el dedo” para llevar a cabo los nombramientos de delegados de la institución en los estados. Nada más ético y responsable que actuar como lo hizo, pero para aplicar la ley y las normas establecidas en la administración pública, no es necesario llegar a tanto, porque, conociendo el mundo de la política, se corre el riesgo de quedarse sin dedos; solo es cuestión de hacerla a un lado y proceder como se debe.

Sigue en pie la invitación al Lic. Robledo Aburto para compartir esta valiosa información pública con todos los medios que deseen publicarla también.

 

POR DIEGO ALCALÁ PONCE
COLABORADOR
DIEGOALCALAPONCE@HOTMAIL.COM