Morena se adelanta y nombra a 4 mujeres candidatas para las elecciones de 2021

Layda Sansores, Marina Ávila, Clara Luz Flores y Lorena Cuéllar son las mujeres que representarán a Morena en cuatro estados de la República para las elecciones de 2021

Morena se adelanta y nombra a 4 mujeres candidatas para las elecciones de 2021
Dominio Público - Carlos Allende

Durante toda la semana pasada salió humo blanco en las oficinas centrales de Morena. Como si fuera un asunto de ganarle tiempo al tiempo, ya se tienen a cuatro mujeres candidatas a gubernaturas para las elecciones de 2021. Técnicamente son precandidatas, pero son precandidatas únicas. Es decir, para todo efecto práctico, estas cuatro mujeres estarán en la boleta bajo los colores de Morena y aliados.

Tenemos a Layda Sansores para la gubernatura de Campeche, Marina Ávila para Baja California, Clara Luz Flores para Nuevo León y Lorena Cuéllar para Tlaxcala. Como Morena lleva la ventaja en preferencia electoral de varios estados, es importante revisar los perfiles de las posibles futuras gobernadoras.

Empecemos con Layda Sansores, campechana de nacimiento. Para muchos no es ninguna extraña pues lleva recorrido un largo trecho en la política mexicana. Como todo político añejo, empezó su carrera en el PRI por allá de 1966 cuando ella tenía 21 años; de hecho, su salida del tricolor se dio en 1996 porque no la postularon como candidata para las elecciones del año siguiente. De ahí saltó al PRD, luego a Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano), posteriormente al PT y ahora en Morena.

Como velero, Layda se mueve según sople el viento. Durante su carrera política, ha sido dos veces senadora y diputada. En 2018 se convirtió en la primera alcaldesa de Álvaro Obregón y fue la primera en ser anunciada como candidata de Morena para cualquier gubernatura por lo conocida que es en su tierra natal. Ya estuvo como candidata en 1997 y su papá fue gobernador en 1967; el apellido Sansores pesa en Campeche. Como dato curioso, en 2012 ganó un Emmy como productora ejecutiva del documental “Presunto Culpable”.

Sigamos con Marina Ávila. Ella es relativamente joven, tiene 35 años y una escueta carrera política. Lo que no tiene en experiencia lo compensa con estudios, cuenta con dos maestrías: una en Gobierno y Política Pública y otra en Administración Pública. En 2018 fue electa diputada federal, pero a los seis meses de asumir su curul, dejó San Lázaro para participar en las elecciones municipales del año pasado y ganó la alcaldía de Mexicali. Para no tener gran bagaje político, Marina parece proyectar un futuro político prometedor. Seguramente la veremos ganando la elección en Baja California.

Del otro lado del país estará participando Clara Luz Flores como candidata al gobierno de Nuevo León. Ella nació en Coahuila, pero vive en Nuevo León desde sus años de universitaria. De 2006 a 2009 fue diputada local y esta es la segunda vez que resulta electa alcaldesa de Escobedo. Su esposo es Abel Guerra Garza, quien también fue alcalde de Escobedo en dos ocasiones. Coincidencias que da la vida: Clara Luz estuvo toda su vida en el PRI hasta que el 10 de febrero de este año renunció para unirse a Morena. Otra más que parece velero político.

Por último, tenemos a Lorena Cuéllar que irá por la gubernatura de Tlaxcala 2021 y quien también tiene su tramo recorrido en la “polaca”. En 1991 se unió al PRI, en 2012 entró al PRD, después se fue al PT en el 2017 hasta que en 2018 aterrizó en Morena. Durante ese tiempo fue diputada local y federal, alcaldesa de Tlaxcala capital y senadora de la República. Desde que tomó posesión Andrés Manuel López Obrador, ella fue designada como delegada de programas sociales en su estado, lo que le dio una gran oportunidad para colocar su imagen entre los tlaxcaltecas.

Si al final del día seremos nosotros los que votaremos por alguna de ellas, es importante saber de dónde vienen, qué han hecho antes y qué saben hacer. Como en cualquier entrevista de trabajo, revisar los antecedentes te da una pista de hacia dónde puede ir una relación a futuro. Si hacer esa revisión es importante para los trabajadores, con los servidores públicos y futuros candidatos es el doble de importante.


Compartir