COLUMNA INVITADA

Mujeres y ciudades inteligentes

Considerar a las mujeres y niñas a la hora de planear una ciudad no solo es un derecho básico, sino que es crucial para el desarrollo sostenible

OPINIÓN

·
Itziar Gómez Jiménez / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

Para 2050, cerca del 70% de la población mundial vivirá en una ciudad, de acuerdo con el Foro Económico Mundial. En dicho porcentaje, estamos las mujeres, quienes constituimos una de las poblaciones más vulnerables de las ciudades en términos de seguridad, salud y planificación familiar, así como menor acceso a fuentes económicas y de empleo.

Sin embargo, cuando se desarrollan proyectos urbanos en nuestro país, en muchas ocasiones no nos consideran a las mujeres en el desarrollo de estas ciudades. La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2015, marcan en el inciso 5 la importancia de la igualdad de género. Considerar a las mujeres y niñas a la hora de planear una ciudad no solo es un derecho básico, sino que es crucial para el desarrollo sostenible.

En ese sentido, una de las soluciones a este gran reto está en la digitalización y en las ciudades inteligentes. Pero esto me abre a dos preguntas: ¿Cómo se puede aprovechar la tecnología para encontrar soluciones a los desafíos que más preocupan a las mujeres? La respuesta es sencilla: incorporando a más mujeres en los proyectos. Las mujeres ganamos solo 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres haciendo el mismo trabajo. Lo que requerimos es que cada vez haya más mujeres encabezando y formando parte de los grandes proyectos. Por ejemplo, solo dos de las 18 estaciones del Tren Maya están encabezadas por mujeres arquitectas. Sin duda, necesitamos más mujeres formando parte para lograr impulsar mayor inclusión.

La segunda pregunta es: ¿Cómo conformar una “ciudad inteligente” desde una perspectiva de género? Generalmente la gente considera que la tecnología va en detrimento de las poblaciones más vulnerables de las ciudades y no juega un rol activo a favor de la justicia social. Sin embargo, está demostrado que la tecnología y la digitalización pueden brindar una oportunidad para impulsar una mayor inclusión y oportunidades equitativas en las ciudades, mientras que al mismo tiempo continúan impulsando una mayor eficiencia.

Por ejemplo, aplicaciones que promueven que las mujeres califiquen las calles y áreas de la ciudad donde viven de acuerdo con criterios de seguridad no solo fortalecen el derecho humano de la libre circulación para mujeres, sino que nos empoderan a denunciar incidentes de acoso sexual y posibles delitos.

Igualmente, necesitamos cada vez más mujeres como ingenieras civiles y arquitectas que construyan ciudades y establezcan infraestructura donde exista igualdad de oportunidades. Por necesidad, esto incluirá oportunidades laborales, igualdad en el lugar de trabajo, oportunidades de vivienda y otras variables.

En Viena, por ejemplo, se dieron cuenta de que las mujeres y los hombres tenemos diferentes necesidades de transporte y tomaron medidas para mejorar la planificación de su ciudad para que sea más inclusiva para las mujeres. Eso incluyó cosas como agregar luminarias para aumentar la seguridad durante la noche y ampliar las aceras.

Smar City Hub, una consultora que busca impulsar ciudades inteligentes en el mundo, calcula que al ritmo que vamos tardaremos 200 años en cerrar la brecha de género en la construcción urbana a nivel global. No tenemos dos siglos para alcanzar nuestros objetivos, por lo que Industrial Transformation México, la Hannover Messe de México y América Latina, dialogará sobre posibles soluciones a este importante reto del 6 al 8 de octubre de 2021, en León, Guanajuato.

POR ITZIAR GÓMEZ JIMÉNEZ
COLABORADORA
DIRECTORA DE COMUNICACIÓN Y MERCADOTECNIA DE HANNOVER FAIRS MÉXICO