Las compras de Pemex

La paraestatal ha mostrado una predisposición por asignar recursos de forma discrecional, especialmente para las transacciones más elevadas

Las compras de Pemex
Jorge Andrés Castañeda/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Esta semana, desde Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, presentamosel estudio Riesgo de Corrupción en los Procedimientos de Contratación de Petróleos Mexicanos y sus Empresas Productivas. En este estudio desarrollamos una calificación, con base en métodos cuantitativos, del riesgo de corrupción para cada transacción de Pemex y sus empresas productivas de diciembre 2018 a octubre 2020. Para realizar este estudio fue necesario utilizar los datos publicados por el INAI en la Plataforma Nacional de Transparencia ya que Pemex no publica esta información

Más allá de los resultados precisos, retomo algunos de los hallazgos publicados por algunos medios de comunicación. En síntesis, en PEMEX no se predica con el ejemplo: preferencia por la discrecionalidad y contrataciones con empresas cuestionables.

Por una parte, Pemex ha mostrado una predisposición por asignar recursos de forma discrecional, especialmente para las transacciones más elevadas. De los $289 mil millones de pesos en contratos asignados en los últimos veintidós meses, ochentaicuatro mil millones (29%) fueron vía adjudicación directa y casi noventa y cinco mil millones (33%) vía invitación restringida. Es decir, poco menos de dos terceras partes de los contratos otorgados por Pemex y sus empresas productivas fueron a través de procesos discrecionales. No solo eso, sino que de los cinco contratos más grandes otorgados en este periodo fueron a través de estos mecanismos discrecionales: la adquisición de las pipas, tres de los contratos para la Refinería de Dos Bocas y los principales contratos para servicios de perforación otorgados por Pemex Exploración y Producción. Solo a estas cinco transacciones, Pemex erogó $49 mil millones de pesos.

Por otro lado, identificamos diversas transacciones con empresas cuestionables. El análisis identificó 3 transacciones por casi $12 millones de pesos con una empresa señalada como fantasma por el SAT en 2019. Resaltan otras diez empresas sancionadas o inhabilitadas por el SAT que fueron contratadas para veintitrés transacciones más por un monto total de casi mil millones de pesos. Por último, en este periodo se detectaron treinta y dos transacciones con veintiséis empresas de reciente creación por un monto de más de once mil millones de pesos.

Más allá de estos puntuales, este estudio representa un esfuerzo por proponer mecanismos de combate a la corrupción utilizando analítica avanzada como instrumento para detectar riesgos de corrupción que existen dentro del ámbito de las contrataciones públicas. Este tipo de análisis es un ejemplo de como el uso de herramientas tecnológicas deben ser un elemento central de cualquier estrategia exitosa de combate a la corrupción. Para combatir al fenómeno de la corrupción, que tanto daño le hace a nuestro país, no basta con discursos, sino con la implantación de procesos ágiles y dinámicos que permitan identificar un posible caso de corrupción durante el proceso de contratación y no después.

 

POR JORGE ANDRÉS CASTAÑEDA
COLABORADOR
@JORGEACAST


Compartir