Un presupuesto que deja fuera el aprendizaje

Dejando fuera el aprendizaje de niños, niñas, jóvenes (NNJ) y sus docentes

Un presupuesto que deja fuera el aprendizaje
Sandra Creixell/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Por fin se aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2021 (PEF 2021) y la gran sorpresa es que no hubo sorpresas. El PEF 2021 se aprobó por la Cámara de Diputados básicamente en los mismos términos en que le fue enviado el proyecto por el ejecutivo federal.

Es decir, dejando fuera el aprendizaje de niños, niñas, jóvenes (NNJ) y sus docentes, desde la primera infancia y hasta la educación superior.

¿Qué fue lo que se aprobó?

- La desaparición del Programa Escuelas de Tiempo Completo (PETC), que atendía a 3.5 millones de NNJ en más de 27 mil escuelas en todo el país, la mayoría en zonas de alta y muy alta marginación; proporcionaba servicio de alimentación a 1.4 millones de NNJ y había demostrado a través de los últimos 12 años mejoras tangibles en aprendizaje, y en el combate al rezago y abandono escolar. Se aprobó un transitorio que establece que en otro programa (La Escuela es Nuestra) se “incluyen recursos para ejecutar los objetivos” del PETC, pero el programa se perdió.

- La desaparición de estos programas destinados la recuperación de aprendizajes de las escuelas que atienden a NNJ indígenas, hijas e hijos de jornaleros agrícolas y migrantes: Programa Nacional de Convivencia Escolar (presente en 25 mil escuelas),  tención a la Diversidad de la Educación Indígena y Atención Educativa de la Población Escolar Migrante.

- El recorte de casi mil millones de pesos a los programas de educación inicial y básica a cargo de CONAFE y que llegaban a 390 mil NNJ en las zonas más marginadas

- El recorte de la mitad del presupuesto asignado el año pasado a la formación continua de docentes, quedan solamente 108 pesos anuales por docente.

- La desaparición de la clave presupuestal del programa destinado a financiar los proyectos de aprendizajes de las escuelas normales que el año pasado tuvo un presupuesto de 440 millones de pesos. Se admitió una reserva que prevé 149 millones para normales pero etiquetada como gasto administrativo de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación.

- Ninguna partida especial o presupuesto adicional para hacer frente a la mayor crisis educativa que ha vivido este país a causa de la pandemia global.

- Ningún cambio o inversión sustancial para consolidar el nuevo nivel obligatorio de la educación básica: la educación inicial para niños y niños de 0 a 3 años.

¿Qué nos queda por hacer?

No podemos quedarnos callados. Debemos alzar la voz a las autoridades hacendarias y educativas para lograr que el presupuesto aprobado se ejerza de forma eficiente y garantizando hasta el máximo posible el derecho a la educación de NNJ y sus docentes. Debemos alzar la voz también frente a la Cámara de Diputados para reforzar la importancia de lo perdido y apuntalar su recuperación para el próximo año.

POR SANDRA CREIXELL
*DIRECTORA DE ESTUDIOS JURÍDICOS DE MEXICANOS PRIMERO
@SANDRACREIXELL


Compartir