Día del Maestro: profesoras de la UNAM también enfrentan violencia de género

En este Día del Maestro, conoce los casos de Isabel, Gloria y Elvira, tres profesoras que trabajan en las instalaciones de la UNAM que nos cuentan sus experiencias enfrentando la violencia de género

Día del Maestro: profesoras de la UNAM también enfrentan violencia de género
Desde la crisis por COVID-19 la violencia de género ha aumentado. Foto: Cuartoscuro

Desde el estallido del COVID-19, la violencia contra las mujeres se ha intensificado en países de todo el mundo. Tal es el caso de Isabel Barranco, Gloria Hernández y Elvira Carbadillo, tres profesoras en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que, en este Día del Maestro nos cuentan que tienen algo en común: han enfrentado la violencia de género.

De acuerdo con datos de la Máxima Casa de Estudios, 369 personas presentaron en el periodo de 2019 a 2020, una queja por posibles hechos de violencia de género y discriminación ante el Subsistema Jurídico de la UNAM. De la cifra anterior, 79 fueron presentadas por personal académico, de las cuales 43 quejas provienen de mujeres.

La violencia de género en la UNAM

Mientras Isabel Barranco menciona que no la ha sufrido directamente, Gloria Hernández y Elvira Carbadillo expresan que han pasado por situaciones que no son comunes en el ámbito laboral en días antes del confinamiento.

“Eran el final de las clases vespertinas cuando dos colegas y yo fuimos al estacionamiento, ahí nos encontramos a un sujeto que nos quiso agredir. Les dije que tuvieran sus paraguas listos por si había que defenderse”. Al día siguiente, acudí a la oficina de servicios generales y expresé la situación para que pusieran vigilancia. Hubo vigilancia por un tiempo, pero la situación no cambió mucho pues el vigilante unas veces va y otras no”.

En el caso de Carbadillo, ella sufrió violencia de género por parte de una superior, la cual incluso hizo que acudiera a terapia psicológica.

“De quien he sufrido más violencia de género, ha sido de mujeres y me da mucha tristeza. Todas las cosas más horribles que puedas imaginar que hasta tuve que ir a una terapia, ha sido cuando tuve una jefa mujer y ha sido muy muy triste. A lo mejor no me acosaba diciendo “estás bien buenota y quiero contigo”, pero me agredía cambiándome los horarios, quitándome materias y de otras maneras”.

La también investigadora de la UAEH expresa, además, que lo anterior no es culpa de las mujeres si no del tipo de educación y cultura que han recibido como violencia de género, ya que obligan a ver como competencia a las otras.

Por otro lado, Isabel menciona que muchas veces, al igual que las otras maestras, tuvo que auxiliar a diversas alumnas en la universidad, por violencia de género.

 “No he sufrido violencia de género, pero mis alumnas sí, recuerdo un caso en el que una chica del SUAyED recibió un fuerte golpe en la cara por parte de un chico, que le pegó con la tabla de madera de un pupitre saliendo del baño o el feminicidio de Lesvy que fue el parteaguas dentro de la universidad”.

De igual manera, la doctora en Ciencias Sociales también agrega que aún hay círculos viciosos en las instituciones pues cuando las víctimas las buscan no dan respuesta y siguen revictimizándolas.

“Hay que mencionar que hay cosas por trabajar pues aún existen vacíos legales en el Protocolo de la Universidad, ya que en lugar de darte protección te ponen obstáculos. Un ejemplo son los abogados, que primero son gratis y luego necesitan dinero, se entiende, pero algunas ocasiones son abusos. Necesitamos trabajar con perspectiva de género para poder ayudar a las víctimas”.

Por si fuera poco, la maestra añade que la situación se ha tornado peor con la contingencia por COVID-19, ya que las instituciones que brindan ayuda hay veces en las que no están disponibles y por ello muchas alumnas prefieren desertar.

“Muchas veces prefieren no meterse en problemas, tienen temor a que las reprueben, a perder la carrera, pero a veces con este tipo de situaciones ya no pueden y mejor deciden retirarse”.

Lo anterior, pese a la implementación  de organismos como la Coordinación para la Igualdad de Género en la Universidad y la Defensoría de los Derechos Universitarios (DDU), los cuales tienen por fin de realizar diversas acciones para erradicar este tipo de situaciones dentro de la universidad.

Cabe señalar que, desde la crisis por la pandemia, si bien las medidas de bloqueo ayudan a limitar la propagación del virus, las mujeres que sufren violencia de género se encuentran cada vez más vulnerables por el confinamiento en el hogar, pues casos como los que nos relata Elvira nos dejan ver que la violencia de género no ha disminuido con el encierro, sino que ha aumentado.

“Yo siempre les pido al inicio del semestre un texto donde se presenten, yo les comparto un texto también para así ganarme su confianza. Hay casos donde observo violencia en su casa y trato de estar pendiente y luego convencerlos de denunciar o de alejarse. Una chica, por ejemplo, me contó que su papá era violento y su mamá pudo dejarlo, desgraciadamente años después la señora murió de cáncer y los regresaron con el señor a ella y a sus hermanos. Ella ha sido muy valiente y logró que el señor los dejara quedarse con los abuelos. Ahí están tranquilos”. 

¿Qué es violencia de género?

También conocida como la violencia contra la mujer, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la define como “todo acto de que resulte o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, las cuales incluyen amenazas, coacción y privación de la libertad; tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

De acuerdo la ONU, antes del inicio de la pandemia una de cada tres mujeres sufren violencia de género en el mundo. Desde que se desató la pandemia, los nuevos datos indican que en muchos países se han incrementado las llamadas a las líneas de atención de casos de violencia en el hogar. El acoso sexual y otras formas de violencia contra las mujeres siguen acaeciendo en la vía pública, en los espacios públicos y en Internet.

En el caso de México, 66 de cada 100 mujeres de 15 años o más han sufrido al menos un incidente relacionado con violencia de género a lo largo de su vida, según datos del INEGI. 

Por Karen Ávila


Compartir