Mitos sobre la donación de órganos; te decimos cómo y quién puede hacer esta noble acción

Existen mitos relacionados con la donación de órganos, que han provocado que las personas lo piensen antes de hacerlo. Por eso, te contamos algunos datos que no son ciertos sobre este tema

Mitos sobre la donación de órganos; te decimos cómo y quién puede hacer esta noble acción
Te decimos algunos mitos que existen sobre la donación de órganos y tejidos FOTO: Twitter

La donación de órganos es un proceso por el que un paciente recibe algún órgano de otra persona, que permite mejorar la calidad de vida del receptor.

En la actualidad se pueden donar órganos y tejidos. Los órganos que se pueden entregar a otra persona son corazón, riñón, hígado, páncreas y pulmón. En lo que se refiere a los tejidos, se puede donar hueso, córnea, válvulas cardiacas y médula osea. 

Además existen dos tipos de donación, en vida y tras el fallecimiento de las personas. En ambos casos se pueden donar los órganos y tejidos mencionados, pero depende de la salud del donante o de la causa de la muerte en el caso de la donación tras fallecimiento. 

Todas las personas pueden donar órganos o tejidos 

La mayoría de las personas fallecen debido a un paro cardio-respiratorio, independientemente de la enfermedad que cause el cese de las funciones del corazón. En estos casos sólo se pueden donar tejidos como las córneas.

En el caso de las personas que fallecen por muerte encefálica, se pueden donar sus órganos (corazón, riñones, hígado, pulmones, páncreas) y tejidos.

Todos pueden donar 

Pero existe la idea equivocada de que las personas que tienen alguna condición médica o enfermedad crónica no pueden donar órganos. Esto es equivocado. Cualquier persona, sin importar su historial médico o edad, puede ser donador al momento de fallecer. 

Los médicos podrán decidir qué órganos o tejidos se pueden utilizar, pero sí se puede hacer. 

 


Compartir