GCDMX

Gobierno de la CDMX colabora en investigación de variante del virus SARS-CoV2

El artículo publicado por la revista Viruses, contó con la contribución de las autoridades capitalinas

NACIONAL

·
El artículo ponderó el comportamiento de la variante entre 2020 y 2021

El gobierno de la Ciudad de México colaboró en un artículo publicado por la revista Viruses titulado “El panorama evolutivo de la variante B.1.1.519 del SARS-CoV-2 y su impacto clínico en la Ciudad de México”.

Éste consistió en el análisis del comportamiento de esta variante presentada entre noviembre de 2020 y mayo de 2021, así como el aumento de pacientes en los hospitales en la capital del país.

El estudio estuvo liderado por el investigador en ciencias médicas y coordinador del proyecto de secuenciación de SARS-CoV-2 en el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN), Alberto Cedro Tanda, participaron en total 25 personas, entre ellas: la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo; la secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI), Rosaura Ruiz Gutiérrez; y los directores generales del INMEGEN, Luis Herrera, y del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” (INCMNZZB), David Kershenobich Stalnikowitz.

Para el estudio, que fue aprobado por los Comités de Ética e Investigación del Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN), se recolectaron hisopos nasofaríngeos de mil 835 pacientes para detección del SARS-CoV-2. 
Las muestras con el virus se recolectaron, pasaron a la secuenciación, evaluación de datos y recolección de datos genómicos, donde se detectaron las primeras variantes de B.1.1.519.

Después, se efectúo el análisis de haplotipos y filogenético de la secuencia de la variante B.1.1.519; posteriormente se realizó la recolección de datos clínicos que consistió en la recopilación de información de los pacientes mediante el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Respiratorias (SISVER).

Al final se ajustaron modelos de regresión logística para predecir la gravedad de la enfermedad. La variante B.1.1.519, en comparación con otras variantes, se asoció con disnea, cianosis, dolor de pecho, diarrea y polipnea; además el riesgo fue mayor para personas con diabetes, obesidad e hipertensión.

Los participantes en el estudio refirieron que el tratamiento con la dexametasona, se asoció con una reducción de la mortalidad en pacientes hospitalizados que recibieron apoyo respiratorio. 

Se encontró que la combinación corporal redujo las muertes de pacientes hospitalizados con COVID-19 que no contaron con su propia respuesta inmune. 

“La vigilancia genómica sostenida juega un papel decisivo en la identificación de nuevas variantes del SARS-CoV-2 y a orientar las decisiones del sistema de salud pública en un país. El análisis evolutivo detallado es importante para comprender el origen y la progresión de variantes de nueva evolución. Cualquier asociación clínica significativa podría ser de interés en el manejo y contención de pandemias”, concluye el estudio.

Sigue leyendo:

52% de la población mexicana continúa en riesgo de contagiarse de covid de forma grave, asegura experto

Gobierno de la CDMX y Grupo CARSO acuerdan rehabilitar la Línea 12 del Metro y atender a víctimas

En CDMX, vacunados 95% de los adultos