A Isabel la estranguló su esposo en su propia casa, él podría estar fingiendo su muerte

José Ramón fue hallado al lado del cuerpo de Isabel, las autoridades sólo lo acusaron de narcomenudeo y se libró de un juicio por feminicidio

A Isabel la estranguló su esposo en su propia casa, él podría estar fingiendo su muerte

El olor a gas fulminó la justicia que en el caso de María Isabel Carreón jamás llegó, a ella la mató su esposo, el hombre que en su concepción romántica pasaría el resto de su vida a su lado. El 22 de junio de 2019, él la golpeó y estranguló hasta arrancarle el último soplo, envolvió su cuerpo en cobijas y lo guardó por dos días. 

Isabel tenía 55 años, era conserje en la escuela primaria Gregorio Torres, de la colonia Loma la Palma en la alcaldía Gustavo A. Madero; sus labores consistían en mantener limpias las aulas y los espacios donde los niños aprenden, eso lo cumplió cabalmente, mientras pudo. 

#QueNadieNosOlvide | Nazaria Irau00eds saliu00f3 un du00eda a trabajar y no regresu00f3 a casa.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, September 24, 2020

Su aspiración iba más allá, ella quería un cargo administrativo, por eso, los fines de semana estudiaba una carrera técnica en Trabajo Social y logró concluirla. Sus ganas eran tantas que podía con eso y con el lastre que significaba su esposo; un hombre alcohólico

La forma en la que José Ramón Vargas se transformaba con tan sólo beber dos copas era increíble, Mary, hermana de Isabel, cuenta que ella se hacía cargo de todos los gastos, que incluían a dos hijos gemelos de él. 

Escucha aquí la historia de Isabel

“Si mi hermana se compraba un par de zapatos, se la hacía de emoción”. 

Me siento tan sola

Isabel, una persona de mediana edad, pensó haber encontrado el amor y a un compañero de vida seis años atrás; no estaba preparada para terminar con algo en lo que ella creía y había entregado tanto, sin embargo, ya empezaba a reconocer que no podía más y a pedir ayuda a los que la aman, Mary entre ellos. 

Isabel conoció a José Ramón mientras trabajaban juntos en una escuela por el rumbo de Santa Martha Acatitla, en Iztapalapa. Tuvieron que ser reubicados, pues la manera desmedida de beber de él, se combinó con su actividad de ladrón de metal del plantel,lo vendía al fierro viejo” confiesa Mary

#QueNadieNosOlvide | Diana respondiu00f3 por la madrugada una llamada de su madre, le dijo u201cya voyu201d, pero no le permitieron llegar con los suyos.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, May 21, 2020

Así, lejos de su familia, Isabel tuvo que aceptar ser reubicada en la alcaldía Gustavo A. Madero. 

Nadie abrió la escuela

Era lunes los niños habían limpiado sus uniformes y alistado sus cuadernos, era momento de volver a clases y muy pronto terminaría el ciclo escolar, ese 24 de junio al llegar los primeros alumnos hasta la puerta de la escuela paso algo inusual, ¡estaba cerrada!, nadie la había abierto, Isabel estaba muerta.

Cuando por fin entraron a la escuela, los salones estaban sucios, nadie los había limpiado, Isabel estaba muerta

La directora preguntó por la conserje que no aparecía. De la casa que ocupaban dentro de la escuela se desprendía un fuerte olor a gas, llamó a la hija de Isa, ella le confirmó que no había visto a su mamá; María Isabel Carreón estaba muerta. 

#QueNadieNosOlvide | Han pasado mu00e1s de seis au00f1os desde su muerte y el asesino sigue suelto.

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Sunday, May 3, 2020

La directora le pidió a la hija de Isabel ir hasta la primaria Gregorio Torres porque iban a abrir la puerta con la policía y tenía que estar presente, eran aproximadamente las 9:30 de la mañana. Al abrir la puerta, los que ahí estaban vieron la más macabra de las escenas: un hombre con vida, con la intención de no estarlo, y al lado, el cadáver en descomposición de la que fue su esposa. 

La hija de Isabel se derrumbó, las autoridades procedieron a levantar el cuerpo y llevarse detenido a José Ramón Vargas.

Ante tal escena criminal, los representantes de la ley no llevaron a cabo el protocolo de feminicidio y el sujeto que apareció al lado del cadáver fue acusado de narcomenudeo, sin portar un sólo gramo de alguna sustancia ilegal. 

Tres meses en prisión por un feminicidio

José Ramón fue trasladado al Reclusorio Norte, ahí pasó tres meses en prisión por un delito que no cometió, él no era narcomenudista; era el probable feminicida de su esposa. 

La hija de Isabel fue presionada, al momento en el que sacaban el cuerpo de su madre, a firmar un documento en el que se asentaba que reconocía el cadáver y no quería ayuda de un abogado de oficio.

El cuerpo tenía un golpe por un cilindro metálico en la cabeza... El peritaje apunta que María Isabel finalmente murió por estrangulamiento. 

Veru00f3nica era una joven enfermera que decidiu00f3 asistir a una fiesta organizada por una compau00f1era de la escuela. Al du00eda...

Posted by El Heraldo de Mu00e9xico on Thursday, January 23, 2020

Mientras José Ramón permanecía en el reclusorio, la familia pedía que se le vinculara por asesinar a su esposa, pero eso no pasó, fue liberado. La orden de aprehensión por feminicidio llegó dos días después de su liberación, pero ya no lo encontraron. 

Mary se acercó al licenciado José Luis Quiroz, que es quien está al frente de la Fiscalía Número 1 y en la que se trató el proceso de Isabel, él argumentó que en la vinculación del caso de narcomenudeo a feminicidio fue gracias al juez, porque no existían pruebas suficientes…

O sea, qué más pruebas suficientes si encontraron al tipo conviviendo con un cadáver que tenía no sé cuántas horas fallecida”. 

La familia a hacer la labor de las autoridades

Mary se hizo acompañar por una abogada, comenzó a indagar, dio con la dirección de la familia de José Ramón, preguntó con vecinos de la zona y efectivamente, él se encontraba ahí, de hecho hasta había atendido un puesto de cervezas en una fiesta del barrio, todo esto con una orden de aprehensión en su contra y una ficha roja, que Mary había conseguido bajo la amenaza de hacer el caso público, fue hasta que llegó la palabra prensa al discurso que las autoridades atendieron su solicitud.

“Me acerco con el licenciado Quiroz y le exijo lo que es la ficha roja y me dice: 'es que eso lleva un proceso', a ver, creo que no me estoy entendiendo... si usted no me da la ficha roja, o no saca la ficha roja, me muevo a radio, prensa y televisión donde mi voz se escuche porque ustedes acaban de hacer una barrabasada con el caso de mi hermana”. 

El fiscal se comprometió en las fiestas decembrinas a aprehenderlo y utilizar hasta drones para dar con el presunto feminicida, eso no pasó. 

“Dios ya lo perdonó”

En su investigación, Mary halló que uno de los hermanos de José Ramón era pastor de un culto cristiano, con la idea de apelar a los mandamientos de Dios, lo contactó por Facebook y le pidió ayuda para hallar al sujeto que había asesinado a su hermana, le envió una nota de un periódico y una imagen de servicio a la comunidad en redes sociales. 

De respuesta obtuvo: 

“Dios juzga de diferente manera que el ser humano y Dios ya lo perdonó y el querer hacer justicia por sus propios medios no creo que sea de Dios”. 

 

¿Murió?

La promesa del fiscal Quiroz de dar con el sujeto que tenía una orden de aprehensión en su contra y una ficha roja, no se cumplió. Llegó 2020 y por redes sociales Mary se entera que presuntamente José Ramón murió a finales de mayo

Nadie se ha acercado a la familia de Isabel y no están seguros de que José Ramón Vargas esté muerto o sea una manera de eludir su responsabilidad ante la ley, tomando como pretexto la pandemia por Covid-19. 

facebook.com/elheraldodemexico/posts/882913192191593

Mary pide la exhumación del cuerpo para confirmar que se trata del hombre que apareció junto al cadáver de su hermana que llevaba dos días muerta...

María Isabel Carreón Lino asesinada el 22 de junio de 2019

 

Esta historia cuenta con la autorización de las víctimas indirectas.

Texto: Paola Sánchez Castro @paoparoli

Edición: María José Serrano Carbajal @serranomajoo

Diseño: Ana Navarro e Ingrid Almaraz

Conoce más casos en ‘Que Nadie Nos Olvide’


Compartir