¿Cuánto cuesta una torta de tamal en la CDMX? Esta es la gran variedad de costos y sabores en la capital

Sin duda la mejor forma de empezar la mañana con energía y toda la actitud es degustando un rico “guajolocombo”

¿Cuánto cuesta una torta de tamal en la CDMX? Esta es la gran variedad de costos y sabores en la capital
Presentes en cada esquina de todas las delegaciones y colonias, los costos y sabores de este peculiar alimento varían según su elaboración, sabor, tamaño y hasta la carne que llevan. FOTO: ESPECIAL

Identificadas como un platillo meramente “chilango” las tortas de tamal o “guajolotas” es uno de los alimentos preferidos para comenzar cada mañana por los capitalinos, desde hace años este singular alimento se ha convertido en un distintivo de la gastronomía de la Ciudad de México.

Famosas también por acompañarse con un rico atole, esta peculiar combinación ha sido bautizada como “guajolocombo” y es que además de su gran sabor ayuda a tener energía y buen humor durante toda la jornada laboral.

Este platillo suele ser criticado por los mexicanos del interior de la república debido a que la idea de meter masa, carne y salsa a un bolillo suena a una exageración al ser, como dicen, masa con masa, sin embargo, bien dicen los chilangos de hueso colorado “todo cabe en un bolillo, sabiéndolo acomodar”.

Origen de las tortas de tamal

Pese a que existe la creencia generalizada de que las guajolotas fueron inventadas en la Ciudad de México, te tenemos una sorpresa que puede dañar tu corazoncito “chilango”, pues este singular platillo no fue inventado en la capital del país.

Así como lo lees, por increíble que parezca y aunque prácticamente en cada esquina de la ciudad puedes degustar una rica “guajolota”, este alimento nació en Puebla, según señala el historiador mexicano José N. Iturriaga.

En el libro “La cultura del antojito. De tacos, tamales y tortas…”, Iturriaga explica que la original guajolota era un pan para pambazo rellena de una enchilada roja rellena de carne de puerco, platillo que los capitalinos modificaron con el tiempo al introducir un tamal debido a la practicidad.

Empezar la mañana con una torta de tamal y un atole puede ser todo lo que necesitas. FOTOP: ESPECIAL

“A como el guajolocombo jefe”

Presentes en cada esquina de todas las delegaciones y colonias, los costos y sabores de este peculiar alimento varían según su elaboración, sabor, tamaño y hasta la carne que llevan, y aunque actualmente es raro encontrar tamales de cerdo debido a que el pollo se apropió de ese alimento, estos aún se pueden encontrar bajo otro costo.

El costo promedio de una “guajolota” en la Ciudad de México va de los 12 a los 35 pesos dependiendo de varios factores, por ejemplo: si el tamal es pequeño, con poca carne y solo con los sabores tradicionales, (verde, mole, rajas y dulce) el costo puede ser de 12 pesos, si el tamal es más grande y lleva otro tipo de carne como de credo, el costo se eleva entre los 15 y 18 pesos.

Son los llamados tamales “especiales” los que conllevan una mayor elaboración e ingredientes “exóticos”, no muy comunes en un tamal, motivo por el cual su costo puede alcanzar hasta los 30 pesos.

Estos tamales especiales son más grandes y hay de diferentes sabores como hawaiano, de zarzamora, de costilla de cerdo, o con una pieza completa de pollo (pierna o muslo).

Si de guajolocombos hablamos (torta de tamal y atole), el costo promedio es de entre 35 y 60 pesos dependiendo el tamaño tanto del tamal como del atole.

Sea cual sea su costo o el sabor de tu preferencia, no cabe duda que las tortas de tamal son un alimento emblemático de nuestra cultura que gracias a las nuevas tendencias y a la adaptación de ingredientes seguramente tendremos guajolotas para rato.

 


Compartir