¿Qué es y cuál es la causa de la POLIOMIELITIS?

Esta enfermedad es muy infecciosa causada por el poliovirus que invade el sistema nervioso y puede provocar parálisis, incluso la muerte

¿Qué es y cuál es la causa de la POLIOMIELITIS?
La vacuna antipoliomielítica es la única protección frente a la poliomielitis. Foto: Archivo | Cuartoscuro

La poliomielitis es una enfermedad muy contagiosa que afecta principalmente a los niños. El virus se transmite de persona a persona principalmente por vía fecal-oral o, con menos frecuencia, a través de un vehículo común, como el agua o los alimentos contaminados, y se multiplica en el intestino desde donde invade el sistema nervioso y puede causar parálisis, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuáles son los síntomas de la poliomielitis?

Los síntomas iniciales son fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez del cuello y dolores en los miembros. En una pequeña proporción de casos la enfermedad causa parálisis, a menudo permanente.

Es menester resaltar que la poliomielitis no tiene cura. Solo se puede prevenir mediante inmunización. Se dispone de una vacuna segura y eficaz, la vacuna antipoliomielítica oral (OPV). La OPV ofrece a los niños una protección fundamental frente a la poliomielitis. Si se administra repetidamente, protege a los niños de por vida.

Tiene los siguientes efectos:

  • Una de cada 200 personas con poliomielitis sufre una parálisis irreversible (por regla general, de las piernas).
  • De las personas con parálisis, entre el 5% y el 10% mueren por la inmovilización de los músculos respiratorios que causa el virus.

¿Dónde sigue habiendo poliovirus circulante en la actualidad?

Solo en cuatro países no se ha llegado nunca a detener la transmisión de la poliomielitis - el Afganistán, la India, Nigeria y el Pakistán. Sin embargo, la poliomielitis se puede propagar (y de hecho se propaga) desde esos países hacia los países vecinos y más allá. Hay que recordar que mientras haya poliomielitis en algún lugar, estarán amenazados todos los niños, pues la enfermedad no respeta las fronteras ni las clases sociales y viaja muy fácilmente.


Compartir