PENTÁGONO

EU admite que mató a 10 civiles inocentes, incluidos siete niños, en bombardeo a Afganistán: "Trágico error"

El Pentágono reveló que durante el bombardeo del pasado 29 de agosto, ningún miembro de ISIS fue abatido, pero por el contrario murieron civiles

MUNDO

·
El Ejército de EU admitió que mató a inocentes. (Foto: AP)

El jefe del Comando Central del Ejército de los Estados Unidos, el General Kenneth McKenzie, admitió este viernes que es poco probable que el bombardeo con drones que realizaron en agosto 29 en Afganistán haya matado a algún integrante de ISIS, por lo que derivó en la muerte de múltiples civiles.

"Ahora sabemos que es poco probable que el vehículo bombardeado haya estado asociado con ISIS o que fuera una amenaza directa a las fuerzas de Estados Unidos", dijo en conferencia de prensa.

Según reportes de inteligencia de Estados Unidos, dijo el funcionario, se tenía la certeza que ISIS planeaba un ataque en el aeropuerto de la capital afgana, sin embargo, McKenzie reconoció que no hubo forma de comprobarlo y se disculpó por la muerte de los 10 ciudadanos.

¿Quiénes fueron las víctimas?

De acuerdo con medios internacionales, las 10 víctimas mortales de este ataque estadounidense eran una familia: un trabajador humanitario de Afganistán llamado Zamairi Akmadhi, quien viabaja en su carro con nueve seres queridos, siete de ellos sus hijos menores de edad, de los cuales el más pequeño tenía apenas dos años.

El hombre y su familia volvían del trabajo y se detuvieron a poco más de tres kilómetros de la base área de Kabul, sin embargo, el bombardeo generó una explosión menor que los alcanzó; todos murieron debido a las severas quemaduras por la onda expansiva, aunque los estadounidenses tras conocer que había víctimas, aseguraron que éstas posiblemente llevaban explosivos en el auto, lo que después se desmintió.

La BBC platicó con los familiares de las personas fallecidas y le explicaron que antes de morir habían solicitado a Estados Unidos que los evacuaran de Afganistán ante la inmimente toma de control por parte de los talibanes. Uno de los hombres que murió, Ahmad Naser, había sido traductor de los militares norteamericanos, mientras que otros familiares colaboraban con organizaciones internacionales y tenían visas para poder entrar a EEUU.

 

Con información de BBC y The New York Times