CATALUÑA

¿Qué pasará con PUIGDEMONT? A un paso de ser requerido por la justicia española

El pleno del PE deberá sesionar la solicitud del 8 al 11 de marzo contra el expresidente de Cataluña y los eurodiputados.

MUNDO

·
Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, son acusados de sedición por la justicia española

La Comisión de Asuntos Legales (JURI) del Parlamento Europeo ha votado a favor de retirar la inmunidad a los legisladores Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, acusados de sedición por la justicia española.

Con 15 votos a favor, ocho en contra y dos abstenciones, el caso será enviado al pleno del Parlamento Europeo, que deberá sesionar del 8 al 11 de marzo para saber definitivamente qué pasará con Puigdemont.

El presidente de la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara, Adrián Vázquez, informó que se necesitaban 13 votos para que la moción de suspensión de la inmunidad se aprobara.

Sin embargo, las normas del Parlamento Europeo señalan que dicha decisión no representa la adopción de una posición sobre la culpabilidad de los legisladores, ni la procedencia de las mismas.

De hecho, en el caso de que el pleno apruebe la moción, Puigdemont, Comín y Ponsatí, no perderán su condición como eurodiputados, pero el caso de cada uno pasará a la justicia belga y escocesa para proceder a la extradición.

La comisión estuvo integrada por representantes del Partido Popular Europeo, los Socialistas y Demócratas, Renovar Europa, Identidad y Democracia, Verdes, Conservadores y Reformistas, y la Izquierda.

El expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, es reclamado por la justicia española por sedición, malversación y desobediencia, junto con los eurodiputados Comín y Ponsatí por el intento de secesión de 2017.

España ha tratado que Puigdemont sea repatriado para someterlo a juicio, pero, hasta hoy, no ha logrado convencer a las autoridades belgas para la extradición.

La decisión del retiro de inmunidad parlamentaria podría dar lugar a que haya otro intento para que los políticos sean enviados a territorio español.

Los tres eurodiputados se han defendido desde el principio del proceso, apelando que el pedido de suspensión de inmunidad debería ser rechazado por vicios de procedimiento, ausencia de pruebas y persecución política.

Incluso, enviaron una carta a todos sus pares alegando que el procedimiento podría “acabar convirtiéndose en una vergüenza para este Parlamento, ya que se ve obligado a desempeñar un papel en la persecución de un movimiento democrático".

jos