Alergias y temporadas de polen en aumento debido al CAMBIO CLIMÁTICO

La llamada fiebre del heno ha traído una serie de consecuencias sanitarias y de índole económico

Alergias y temporadas de polen en aumento debido al CAMBIO CLIMÁTICO
Foto: Especial.

Las alergias son una molestia que produce estornudos. Pero hay mucho más sobre ello. La llamada fiebre del heno ha traído una serie de consecuencias sanitarias y de índole económico. Estas molestias pueden agravar el asma y debilita al cuerpo ante los virus respiratorios

El cambio climático ha afectado las temporadas de polen en los Estados Unidos y Canadá, así lo reveló un estudio que incluyó datos de los últimos 30 años. Las temporadas de polen cada vez son más prolongadas e intensas. La cantidad de polen ha aumentado en las últimas décadas, según los realizadores del estudio.

Los expertos compararon las cantidades de polen de entre 1990 y 2018 en 60 monitores de América del Norte. Las temporadas de polen comienzan con 20 días de anticipación y perduran ocho días más después de su finalización, concluyeron los científicos.

Aumenta la fiebre

Los aumentos más significativos se produjeron en Texas y la parte del medio oeste de los Estados Unidos. Algo que sorprendió a los mismos expertos quienes esperaban la presencia de polen en estados norteños. El autor principal del estudio afirmó que la razón no era muy clara. Una hipótesis señala que las flores que se encuentran en ese territorio son más sensibles al calentamiento.

El estudio abarcó distintos impulsores de este cambio en donde se toma en cuenta la temperatura, lluvias, heladas y las concentraciones de dióxido de carbono y localizó que el aumento en las temperaturas medias al año son el elemento más importante. Con modelos informáticos del clima de la Tierra, los investigadores determinaron en qué medida el cambio climático había aumentado la presencia de polen.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos señaló que a unos 19,2 millones de adultos se les ha diagnosticado la fiebre del heno, lo que es una alergia por el polen. Este polvo puede tener contacto con ojos, nariz, boca y garganta.

Con información de CNN.

RCB


Compartir