ATENCIÓN A LA SALUD

Alteraciones en la microbiota intestinal provocan un débil sistema inmunológico

El 95% de las bacterias se localizan en el tracto gastrointestinal, de acuerdo con la Federación Mexicana de Diabetes

ESTILO DE VIDA

·
Nutriólogos recomiendan la ingesta de probióticos después de consumir medicamentos para restaurar la microbiota.Créditos: especial

Millones de bacterias viven en el organismo, se encuentran en el exterior en nuestra piel, uñas, cabello y en el interior, en el trayecto intestinal; a este conjunto de microorganismos se le conoce como: microbiota intestinal (también llamada microbioma o flora intestinal), ésta es completamente diferente en cada persona y es de vital importancia cuidarla para mantener un sistema inmunológico fuerte.

La nutrióloga Sofía Velázquez, especialista de PiSA® Farmacéutica, compartió que, “mantener saludable y en equilibrio nuestro microbiota intestinal es muy importante, ya que, evita que microorganismos patógenos sean huéspedes y provoquen una disbiosis en nuestro intestino. Además de que un microbiota saludable estimula a nuestro sistema inmunológico y así detectar en menor tiempo si existe algún peligro dentro de nuestro cuerpo.”

Es así que, la nutrición forma parte esencial para mantener una microbiota intestinal saludable, y una forma de hacerlo es consumir bacterias benéficas para el organismo, las cuales se encuentran en alimentos como: yogur, leche y queso. En el marco del Día de la Nutrióloga y el Nutriólogo que se celebra cada 27 de enero, la nutrióloga de PiSA Farmacéutica, Sofía Velázquez explicó que, “El cuerpo alberga más de 2,000 especies diferentes de microorganismos y la formación de cada microbiota es característico de cada persona y situación, incluso es diferente dependiendo del país o continente en el que vivimos, ya que, influye el tipo y calidad de la alimentación, el estado de salud o el estrés que vivimos día con día”.

Muchas de estas bacterias viven en el intestino, (en el tracto digestivo, cien trillones de bacterias viven en armonía con su entorno 1 ) donde desarrollan ciertas funciones como: el suministro de nutrientes esenciales, el desarrollo del sistema inmunitario y el antagonismo microbiano . “Actualmente, se le reconoce como un órgano del cuerpo humano debido a su aporte en salud-enfermedad y a su complejidad en su composición; hay una comunicación directa entre la microbiota intestinal y el sistema inmunitario. De hecho, hay un eje llamado microbiota-intestino-cerebro, que rápidamente, si detecta algún patógeno extraño por la mucosa intestinal, manda la señal al sistema inmune y hace que las células protectoras de nuestro cuerpo se alteren y empiecen a atacar al organismo, al patógeno extraño en nuestro cuerpo” detalló la especialista.

Es por esto que cuando la microbiota sufre algún daño es importante restaurarla a través de la flora intestinal con el consumo de probióticos, por ejemplo, explicó la nutrióloga Sofía Velázquez que con el consumo de medicamentos como los antibióticos, se debe de recurrir a los probióticos. En cualquier etapa de nuestra vida podemos consumir probióticos orales: “Es importante conocer nuestro cuerpo y acudir con un especialista para que nos prescriba el probiótico que debemos consumir”.

Por último, recomienda que, aunque las personas se encuentren saludables también pueden ingerir probióticos sin ver afectada su microbiota, porque estás bacterias modulan y estimulan el sistema inmunitario, lo que lleva a prevenir enfermedades, sobre todo en la temporada de invierno, con las diferentes enfermedades respiratorias que existen. "En la actualidad existen diversas cepas de microorganismos benéficos para colonizar nuestro sistema digestivo pero debemos tomar en cuenta que si cursamos con alguna enfermedad, por ejemplo: síndrome del colon irritable o diarreas muy frecuentes genera una disbiosis intestinal y es necesario prescribir el probiótico correctamente por un médico o especialista  para tener los resultados deseados.

Si se presenta estreñimiento, irritabilidad del aparato digestivo, diarreas frecuentes, cólicos intestinales, inflamación abdominal o cursar con alguna otra enfermedad que provoque una disbiosis intestinal, ya sea, por el cuadro de enfermedad o por el esquema de medicamentos, es necesario proteger nuestra microbiota intestinal”, recomendó la nutrióloga.