¿Cómo hacer un quitagrasa casero? Este limpiador natural te ayudará a dejar reluciente tu cocina

Quitar la grasa de la cocina no es nada fácil, pero este limpiador casero de ingredientes naturales será tu gran aliado

¿Cómo hacer un quitagrasa casero? Este limpiador natural te ayudará a dejar reluciente tu cocina
Existen una gran variedad de elementos que puedes sacar de tu despensa para hacer quitagrasa. Foto: Pexels

Cuando se trata de limpiar la cocina muchas veces nos enfrentamos a una gran capa de grasa y cochambre que es difícil de quitar, y aunque existen muchos productos en el mercado, su costo puede ser elevado, por lo que un limpiador casero puede ser la mejor opción para dejar reluciente tu hogar. 

La grasa es uno de los principales problemas a la hora de mantener la concina en perfecto estado y los productos industriales también pueden llegar a ser un problema por su contenido de elementos químicos podrían ser agresivos e incluso tóxicos, por lo que probar con un limpiador natural quitagrasa será tu salvación. 

¿Cómo hacer un quitagrasa casero? 

Existen una gran variedad de elementos que puedes sacar de tu despensa y te ayudarán para hacer más eficiente la limpieza del hogar, como el vinagre blanco los aceites esenciales, el jugo de limón, y el bicarbonato.  

El vinagre blanco es el más recomendable para la limpieza general en el hogar y tiene múltiples aplicaciones; es excelente para eliminar los restos de grasa y suciedad en la cocina.

El vinagre blanco es el más recomendable para la limpieza general en el hogar. Foto: Especial

Para preparar un quitagrasa eficiente deberás mezclar vinagre blanco, con 4 partes de agua y una cucharadita de bicarbonato y colocar el liquido que resulte en un atomizador, aplica en las zonas más afectadas de tu cocina y deja actuar por unos minutos, luego retira con un trapo húmedo. 

Otro limpiador que ayuda para quitar la grasa más pegada, es el de limón. Para prepararlo necesitas medio litro de agua, media taza pequeña de jabón neutro en polvo y 3 – 4 gotas de aceite esencial de limón o el jugo de dos limones. Si lo prefieres, puedes utilizar otro aceite como el de naranja o el de romero. 

kyog


Compartir