RELACIONES DE PAREJAS

Relaciones de pareja: No siempre es una infidelidad, por estas razones también pueden fallar

Las relaciones de pareja no siempre son sencillas, y hay algunas razones que pueden volverlas más complicadas hasta hacerlas fallar

Cada relación es distinta, pero el compromiso y voluntad de cambiar y de crecer juntos hará que prospere. Foto: Pexels
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Las relaciones de pareja siempre tendrán su parte complicada y misteriosa, pues aunque en ocasiones parece que todo va bien algo pasa que comienza a fallar hasta terminar en el fracaso. Y aunque en muchas ocasiones un rompimiento se genera de una infidelidad, hay otras razones que pueden influir. 

De acuerdo con el portal Siquia, una relación de pareja es algo maravilloso pero difícil de llevar, ya que los factores que entran en juego, son muchos, por lo que conseguir el equilibrio es importante. Se dice que actualmente casi el 40 por ciento de los matrimonios acaban en divorcio, y las rupturas son más que frecuentes entre parejas no casadas.

La realidad es que cada relación es distinta, pero el compromiso y voluntad de cambiar y de crecer juntos hará que prospere. Algunos especialistas aseguran que algo básico es olvidarse del "yo" para hablar del "nosotros" para las cosas puedan fluir de mejor manera. 

Razones por las que una relación de pareja puede fallar

Las parejas comprometidas sobreviven a los momentos complicados, pero hay que trabajarlo. Según el portal Avance Psicológico, al contrario de lo que se suele pensar, los problemas más comunes en las relaciones de pareja no solo tienen que ver con las discusiones y los estallidos de ira.

A veces, se manifiestan de una manera mucho más sutil, a través de hábitos que incluso pueden ser asumidos como algo normal. Antes de poner solución a estas situaciones lo primero es reconocer los síntomas de que algo no va bien.

Egoísmo

El egoísmo se basa en centrarse únicamente en nuestras necesidades y no pensar en la otra persona cuando se toman decisiones. Si no uno de los dos no se compromete en las tareas del hogar, o en el cuidado de los niños, el otro comenzará a sentir resentimiento. 

Cuando las relaciones están desequilibradas porque una de las partes es la prioridad, la pareja termina fracturándose, básicamente porque dejan de existir los acuerdos sobre los que se construye la propia relación.

Cuando las relaciones están desequilibradas porque una de las partes es la prioridad, la pareja termina fracturándose. Foto: Especial

La relación, una prioridad

La educación que recibimos no nos enseña a tener una relación, eso es algo que se aprende con el día a día, y hay algunas personas que no llegan a aprenderlo. Si no tienes tiempo para la intimidad sexual, el deseo termina marchándose. Si no te paras a hablar con tu pareja sobre cuáles son tus esperanzas, tus anhelos y tus sueños, cada vez comenzarás a estar más distante.

 

Proyecto de vida en común

Las parejas que solo se centran en el aquí y el ahora suelen sufrir problemas tarde o temprano. Se trata de la ausencia de un plan para vivir juntos a largo plazo, algo que genera incertidumbre y discusiones al ver que la otra persona da por sentado un proyecto de vida por no haberlo hablado antes.

Falta de tiempo

Muchas relaciones acaban porque no se le dedican tiempo suficiente, y esto suele ser porque el otro no es una prioridad. Por eso, es importante reservar momentos especiales. No se trata de compensar la falta de tiempo en formato “concentrado”, sino de demostrarle a tu pareja que te importa.

Recopilación de fallas

Pasar tiempo con otra persona implica descubrir sus defectos y sus fallas. Las relaciones que tienen éxito requieren de una cierta tolerancia. Pero si uno se dedica a ir recopilando las fallas del otro, la relación está perdida. Aunque esto no significa que tengamos que ignorar cuando otros hacen las cosas mal, sí implica ser tolerantes y conocer al otro. 

kyog