SALUD INFANTIL

Salud Infantil: Lombrices intestinales, qué son y cómo evitarlas

La salud intestinal es una de las más importantes, pues la buena digestión de los alimentos nos ayuda a obtener los nutrientes necesarios para el organismo.

ESTILO DE VIDA

·
¿Qué es la enfermedad de oxiuros? Foto: Especial

¿Qué son los parásitos intestinales? Aunque puede sonar grave, en realidad es una infección común en adultos y niños que nada tiene que ver con la alimentación, pero sí con los hábitos de higiene. 

Alguna vez una persona puede tener defecaciones en las que se encuentran lombrices o parásitos que son expulsados de nuestro intestino. Aunque existen varios tipos, el más común entre los niños son los llamados oxiuros, que afectan del 40 al 50% de la población infantil. 

Este tipo de parásitos son gusanos pequeños que infectan los intestinos y por lo general la etapa de infección más frecuente es en el ámbito escolar. Se contraen debido al ingreso de huevos que entran por la boca al tocar superficies contaminadas como ropa, manos, objetos u al ir al baño.

Los oxiuros llegan al aparato digestivo, donde crecen los gusanos que son expulsados a través de las evacuaciones de heces, pero al salir, se colocan huevos alrededor del ano, pueden pasar de 1 a 2 meses desde su incubación. 

Oxiuros, síntomas 

Debes saber que esta infección no es grave, pero sí puede ser molesta e infectar a todos los miembros de la familia. Los parásitos intestinales suelen tener síntomas muy simples. 

Los Oxiuros pueden provocar lo siguiente: 

  • Picor anal o comezón 
  • Gusanos en las heces o ropa interior
  • Dolor al evacuar
  • Sonambulismo
  • Problemas para dormir

En raras ocasiones provocan: 

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Vómitos

Te puede interesar: Salud Mental: Trastorno obsesivo-compulsivo en niños, síntomas y causas

¿Cómo prevenir los parásitos intestinales?

Si identificas algunas de estas señales en tu hijo o en tu familia, es importante acudir al médico, quien realizará un estudio de las heces fecales para determinar el tipo de parásito que tiene. El tratamiento suele ser sencillo y a través de medicamentos que ayuden a expulsar las lombrices, también es importante desparasitar a todos los integrantes de la familia. 

Se recomienda lavar y desinfectar todas las superficies y ropa del niño para eliminar la presencia de huevos y evitar su propagación. 

Para evitar la infección simplemente basta con tener un buen hábito de lavado de manos frecuente, antes y después de ir al baño, luego de jugar o si tuvo contacto con otros niños y evitar llevarse las manos sucias a la boca.