NIÑOS Y POLÍTICA

¿Cómo explicar a los niños qué es la corrupción?

Platicar de política desde la infancia permitirá a tus hijos desarrollar interés por la vida pública del país, la democracia y el combate a la corrupción

ESTILO DE VIDA

·
Los niños deben aprender desde pequeños la importancia de la agenda política del país Foto: Especial

¿Por qué dos hermanos cuarentones deciden unir fuerzas para dialogar con las nuevas generaciones sobre la importancia del combate a la corrupción? ¿Es un tema que se pueda dialogar con los niños? ¿Vale la pena ésta labor ciudadana? ¿Por qué nos interesa detonar una conversación sobre este tema?

No fue por ociosos, ni porque ahora somos grandes amigos. Tampoco fue para que nuestros padres vieran orgullosos que finalmente, después de las notables diferencias durante una adolescencia infernal, dos hermanos estén más unidos que nunca. 

La razón es que estamos muy preocupados. Vemos pasar los sexenios, distintos partidos en el poder, y un sinfín de estrategias fallidas que no han hecho más que enraizar, normalizar y fortalecer el pacto de impunidad entre quienes ocupan espacio de poder No hay buena intención o programa gubernamental que logre construir una democracia sana, si la corrupción sigue presente contaminando todo. Se trata de un virus que avanza y enferma cualquier institución. 

Platicarlo desde la infancia evitará que los niños y las niñas crezcan pensando que la corrupción es algo normal, es decir, parte del entorno. El chiste es que ellos no se sientan cómodos en un restaurante, comiendo al lado de un corrupto (como muchos adultos hoy). 

Te podría interesar: Vacunación menores de 15 a 17 años: ¿Cuáles son los efectos secundarios de Pfizer?

Cada sexenio el asunto se utiliza como simple discurso político, con carga emocional, atractivo y cautivante, pero sin intención real de resolverlo y con muy pocos sancionados. En este contexto, ¿cómo esperamos que los niños de hoy conciban el problema de manera diferente a los adultos? ¿Cómo esperamos que mágicamente a los 18 años se conviertan en ciudadanos, y posibles funcionarios, democráticos, justos, responsables e íntegros si nadie hizo nada con ellos antes?

Los niños no son solo futuro, son el presente. Si desde pequeños se forjan valores democráticos que los lleven a repudiar, a no tolerar la corrupción, sin duda lo vivirán en su entorno inmediato desde la infancia e iremos armando las bases para reconstruir el país. De lo contrario, todo quedará como siempre, en intentos fallidos de cada sexenio, y los ciudadanos nada más haciendo corajes, siendo parte del problema o viendo la forma de simplemente sobrevivir en un contexto así. 

¿Cómo padre de familia, no te inquieta que los niños vivan un hoy y un mañana igual de corrupto que el que tú y yo hemos padecido? ¿Y si nos unimos para hacer algo diferente con las nuevas generaciones para que nuestro esfuerzo tenga eco en el presente y en el futuro? 

En este primer artículo te queremos invitar a que simplemente lo consideres. Tenemos la firme convicción de que es posible, de que este no es el destino final de México, que podemos y debemos hacer algo, que tenemos que estar por encima de banderas partidistas, porque ellos siempre están de paso, y el país es nuestro.

Te podría interesar: Educación Infantil: ¿Cómo identificar a un niño genio? Mitos y realidades

¿Qué se tiene que hacer para resolver una problemática socio política? ¿Por dónde empezamos?

  • Visibilizar: De ahí la importancia de hablarlo desde la infancia
  • Estudiar: No es posible resolver algo que no se conoce. 
  • Investigar: Se necesitan datos duros y casos reales para conocer su estatus y diseñar estrategias. 
  • Dialogar: La participación ciudadana empieza con el diálogo, con el intercambio de reflexiones. 
  • Practicar: Lo que no se practica se olvida, para empezar practiquemos estos cinco pasos con los niños y niñas ya. 

¿Qué esperamos de ti?

Infórmate constantemente para que tengas contenido valioso que compartir con tus hijos; háblales de casos reales, pon ejemplos o utiliza analogías. 

Pregúntales constantemente qué han escuchado del país, de los políticos, qué les preocupa. Continuamente escuchan nuestras conversaciones, qué mejor que seas tú quien dialogue con ellos y los contenga. 

Para sembrar participación responsable siempre al final recuérdales que esto no es el destino final del país, que los políticos están de paso y que en los ciudadanos están las posibilidades. 

Por aquí podremos empezar. Nos vemos el siguiente mes por aquí. Nos encantará conocer tus dudas y comentarios sobre este tema.