VIDA SANA

Uñas: 3 trucos para evitar que se te encarnen

Si con frecuencia sufrís de uñas encarnadas, te contamos 3 trucos claves para que este problema deje de aparecer en tus pies.

ESTILO DE VIDA

·
Foto: Pixabay

Las uñas son aquellas estructuras que más sufren el descuido de las personas: usar calzado cerrado en altas temperaturas, descuidar su higiene, cortarlas irregularmente, e inclusive algunos golpes que llegan a sacarlas de su lugar. En este sentido, las uñas encarnadas también serán un dolor de cabeza por el dolor y las molestias que pueden causar, es por eso que te vamos a contar 3 trucos para evitarlas y así tratar de aliviarle tanto sufrimiento.

La rigidez de las uñas, formadas principalmente por células muertas endurecidas que contienen queratina, hacen pensar que son sectores indestructibles de los pies y las manos, pero lo cierto es que son una de las estructuras que más sufren las impericias de la persona. Además su aspecto estético y su higiene son una carta de presentación, por lo tanto es necesario llevar a cabo un cuidado específico para evitar el surgimiento de uñas encarnadas, como así también infecciones y daños mayores.

En consecuencia, el primero de los 3 trucos sobre el cuidado de las uñas radicará en la buena higiene debido a que por intentar limpiarlas se puede generar algún problema al cortarlas mal y no limarla. Por lo tanto, frente a eso, surgen las uñas encarnadas y causará molestias en los pies, evitando así realizar actividad física de alto y bajo impacto por los dolores agudos.

El calzado también es fundamental al momento de evitar uñas encarnadas porque dependiendo de la zapatilla que se use, podrá aparecer onicocriptosis, una afección que crece dentro del tejido del pie. En consecuencia, para no tener problemas en las uñas, especialistas recomiendan comprar calzados cómodos.

Foto: Pixabay

El último de los trucos se basará en un perfecto corte de uñas para evitar así tener uñas encarnadas. Profesionales de la podología sugieren un riguroso limado para que la piel del pie no se lastime. En caso de que la anatomía del pie no permita un correcto limado, la alternativa será no ejercer presión ni forzar los dedos para no causar daños más graves.

Foto: Pixabay