¿Cómo, cuándo y cuál cubrebocas usar ante nuevas cepas de Covid-19?

Alemania se declinó por imponer las mascarillas médicas en los comercios y transportes

¿Cómo, cuándo y cuál cubrebocas usar ante nuevas cepas de Covid-19?
Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás. Foto: Especial.

La protección contra el Covid-19 vuelve a evolucionar, ya que el virus ha desatado nuevas variantes más contagiosas, Por lo que muchos de los mexicanos nos preguntamos acerca de cuáles son las mejores mascarillas para usar ante estas nuevas cepas y como podemos protegernos mejor para evitar contagiarnos de coronavirus.

¿Cuál es el mejor escudo contra covid-19?

Los cubrebocas que mejor filtran son los FFP2 y N95, puesto que deben bloquear el  94 por ciento de las partículas más finas (alrededor de 0.6 micrómetros). Están fabricados para el personal médico y también para proteger a la persona que los lleva.  Estas protecciones se adaptan a la forma de la cara sin entreabrirse.

FFP2 es la apelación europea y N95 es su equivalente en el continente americano. Debido a la aparición de nuevas variantes de coronavirus más contagiosas, Austria y la región alemana de Baviera, decidieron imponer en comercios y transportes este tipo de mascarillas.

Por ejemplo, al ser casi herméticas, se requiere un mayor esfuerzo para respirar, sin contar con que son más caras.", indica KK Cheng, director del Instituto de Investigación Aplicada en Salud de Birmingham en Inglaterra.

"Para toda una familia que debe cambiarse con frecuencia la mascarilla no es soportable pagar 25 pesos por unidad", afirma el doctor Michaël Rochoy, cofundador del colectivo francés Stop Postillons, que preconizó desde el principio de la pandemia el uso generalizado de mascarillas.

El doctor Rochoy apunta que el comportamiento es igualmente importante: Uno puede llevar hasta un casco, pero si a la hora de comer se reúne con más gente en la misma mesa, ya sea con la familia o en el restaurante de la empresa, no sirve de nada. Los cubrebocas quirúrgicos son todoterreno.

El uso de estas mascarillas de polipropileno, originalmente reservadas al ámbito sanitario, se ha generalizado con el covid-19. Su objetivo principal es impedir que su portador contagie a los demás. Si todo el mundo la lleva, puede por tanto aportar una protección colectiva. Bloquea al menos 95 por cierto de las partículas de 3 micrómetros.

Así como las FFP2, no hay que llevarla más de cuatro horas. Cubrebocas de tela: la alternativa Las mascarillas de tela, industriales o confeccionadas en casa, se generalizaron a raíz de la escasez de mascarillas médicas al principio de la pandemia, pero estas empiezan a ser consideradas menos seguras frente a las nuevas variantes.

Alemania se declinó por imponer las mascarillas médicas en los comercios y transportes, en Francia, el Alto Consejo de Salud Pública recomendó evitar las industriales de tela de categoría 2 ya que tienen una capacidad de filtración del virus de 70 por ciento, según información publicada por una revista científica.

También menciona que el distanciamiento físico sin ventilación no es suficiente para proteger durante largas exposiciones, con el virus, ya que este puede recorrer 2 metros en varios segundos. "El riesgo de infección se reduce de 60 por ciento con una mascarilla casera básica", asegura Cheng.

¿Cómo portar el cubrebocas?

  1. Antes de tocar la mascarilla, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón
  2. Inspeccione la mascarilla para ver si tiene rasgaduras o agujeros
  3. Oriente hacia arriba la parte superior (donde se encuentra la tira de metal)
  4. Asegúrese de orientar hacia afuera el lado correcto de la mascarilla (el lado con color)
  5. Colóquese la mascarilla sobre la cara. Pellizque la tira de metal o el borde rígido de la mascarilla para que se amolde a la forma de su nariz
  6. Tire hacia abajo de la parte inferior de la mascarilla para que le cubra la boca y la barbilla
  7. No toque la mascarilla mientras la lleve a efectos de protección
  8. Después de usar la mascarilla, quítesela con las manos limpias; retire las cintas elásticas de detrás de las orejas manteniendo la mascarilla alejada de la cara y la ropa, para no tocar las superficies potencialmente contaminadas de la mascarilla.
  9. Deseche la mascarilla en un contenedor cerrado inmediatamente después de su uso. No reutilice la mascarilla.

Practique la higiene de las manos después de tocar o desechar la mascarilla. Use un desinfectante a base de alcohol o, si están visiblemente sucias, láveselas con agua y jabón.

Recuerda que las mascarillas no sustituyen otras formas más eficaces de protegerse a sí mismo y a los demás contra la COVID‑19, como lavarse las manos con frecuencia, cubrirse la boca con el codo flexionado o con un pañuelo y mantener una distancia de al menos un metro con los demás.

¿Deben ser desechables?

Las de tela son reutilizables y pueden lavarse varias veces, en general diez, en cambio, la Organización Mundial de la Salud recomienda deshacerse inmediatamente de las mascarillas médicas de uso único.

Especialistas estiman que los cubrebocas pueden lavarse varias veces antes de tirarlas, con el fin del gasto familiar y la contaminación del plástico, sin embargo otros optan por guardar los cubrebocas usados en bolsas de plástico durante siete días, lo que tardaría en morir en virus.

Con información de AFP. 

Si necesitas asesoría en cuanto a pruebas para la detección de COVID-19, envía un WhatsApp a JLN Labs (55 3026 0609) y agenda tu cita para que te visiten a domicilio y te hagan la prueba.


Compartir